Mundo

Y el COVID llegó a Corea del Norte: Kim Jong-Un ordena confinamiento total por primer caso

Expertos aseguran que un brote de COVID-19 en Corea del Norte podría ser ‘devastador’, esto debido a su sistema de salud.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, ordenó el cierre de todas las ciudades en Corea del Norte después de que el estado dijera por primera vez el jueves que tiene COVID-19 en sus fronteras.

“Se ha creado una situación grave debido a la introducción de un virus mutante sigiloso ómicron en nuestros recintos”, dijo su Agencia Central de Noticias oficial de Corea. En una reunión del partido el jueves a la que asistió Kim, las autoridades elevaron las medidas de cuarentena nacional del país a “emergencia máxima”, agregó.

Kim ordenó a “todas las ciudades y condados del país que cerraran completamente sus áreas”, para “bloquear por completo la transmisión de virus maliciosos”, según KCNA.

Hasta el jueves, el régimen de Kim había negado que tuviera casos de COVID, una afirmación que los expertos de Estados Unidos, Japón y otros países han puesto en duda. También ha rechazado vacunas del mundo exterior, con informes que dicen que los envíos planificados se suspendieron porque Corea del Norte no estaba dispuesta a seguir las reglas de Covax, un organismo respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En agosto de 2020, Corea del Norte dijo que estaba impulsando el desarrollo de una vacuna contra el virus, pero desde entonces apenas ha mencionado las vacunas. Cualquier brote de COVID-19 en Corea del Norte, si se generaliza, podría ser potencialmente devastador dado que el país tiene un sistema de atención médica anticuado y probablemente no tenga vacunas.

El brote también puede ayudar a responder una pregunta apremiante sobre la gravedad de la variante ómicron altamente infecciosa que actualmente circunda el mundo. Los científicos están divididos sobre si la cepa es menos peligrosa que el patógeno original que surgió en Wuhan a fines de 2019, o si las vacunas y la inmunidad de infecciones anteriores han neutralizado su impacto.

Las drásticas medidas de contención de COVID de Corea del Norte han empeorado los problemas económicos del régimen, particularmente el cierre de la frontera hace más de dos años con China, su mayor socio comercial. Junto con las sanciones internacionales, las medidas han afectado a la economía de Corea del Norte.