Bloomberg

Estas son las vacunas con mayor éxito en el esfuerzo de los países para dejar atrás la pandemia

Los inmunizadores desarrollados por Moderna y Pfizer-BioNTech al parecer son mejores para evitar el contagio de COVID.

Con cientos de millones de personas ahora vacunadas contra el COVID-19, el brote de coronavirus debería comenzar a desaparecer en lugares donde se ha inoculado una gran parte de la población. Sin embargo, eso no está sucediendo en todas partes.

En cambio, están surgiendo dos caminos: en países como Israel, los nuevos casos de COVID están disminuyendo a medida que se extienden las vacunas, mientras que en otros lugares, como Seychelles, que ha inoculado por completo a casi toda su población, los contagios continúan aumentando o incluso alcanzando nuevos máximos.

Una razón para ello puede ser los diferentes tipos de vacuna que se utilizan. La evidencia derivada del despliegue de vacunas global indica que las vacunas de ARN mensajero desarrolladas por Moderna, Pfizer y BioNTech son mejores para evitar que las personas se contagien, lo que ayuda a reducir la transmisión, un beneficio adicional inesperado en tanto que la primera ola de COVID tenía como objetivo evitar que las personas se enfermaran gravemente.


Otras vacunas, si bien resultan efectivas para prevenir enfermedades agudas o muerte por COVID, parecen no contar con este beneficio adicional en el mismo grado.

“Esta será una tendencia creciente a medida que el resto de los países comience a darse cuenta de que algunas vacunas son mejores que otras”, dijo Nikolai Petrovsky, profesor de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Flinders, en Australia del Sur. Si bien el uso de cualquier vacuna “sigue siendo mejor que nada”, dijo, algunas dosis “pueden tener pocos beneficios en la prevención de la propagación, incluso si estas reducen el riesgo de muerte o enfermedad grave”.

Los estudios realizados en millones de personas en Israel inmunizadas con la vacuna de Pfizer-BionTech mostraron que las dosis de ARNm previnieron más del 90 por ciento de las infecciones asintomáticas. Eso es importante, dijo Raina MacIntyre, epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney , porque la capacidad de una vacuna para detener la infección asintomática “es el factor determinante de si la inmunidad colectiva es posible o no”.

La inmunidad del rebaño generalmente se logra cuando el virus ya no puede encontrar ningún huésped vulnerable en el cual pueda seguir propagándose.

Por lo tanto, qué vacunas se aplicarán en un país podría afectar todo, desde la política sobre el uso de cubrebocas y el distanciamiento social, hasta el levantamiento de restricciones fronterizas y la reactivación económica, dada la influencia que los recuentos diarios de casos tienen en las decisiones del Gobierno. Para los individuos, significa qué tan pronto puedan recuperar las libertades de las que gozaban antes de la pandemia.