Gestión de Negocios

No hagas esto cuando estés haciendo ‘networking’ empresarial

Para detonar los negocios, debes conocer a la gente adecuada, en la cantidad necesaria, con la profundidad de relación óptima y en los momentos oportunos.

No nos conocíamos, pero desayunaríamos juntos. La casuística nos había sentado a la mesa a seis empresarios sin nadie de la institución convocante. Fui el último en unirme. Saludé y obtuve gestos corteses seguidos de un curioso silencio.

Agotadas las formalidades del café, ese silencio se prolongaba solo modestamente interrumpido por dos de la mesa que platicaban entre sí, en voz baja, en un dúo cordial de esos que tienden a producir una mezcla de curiosidad e incomodidad entre quienes los veíamos sin animarnos a participar en ‘su conversación’.

No recuerdo qué comentario genérico hice para captar la atención, pero me presenté solo con mi nombre. Inmediatamente, con una sonrisa, le pregunté a mi compañero de mesa de la izquierda: “¿a qué te dedicas?”. Con clara disposición nos compartió su experiencia en RRHH y, con la pura mirada, seguí a quien tenía él junto. Fue interesante escuchar por unos minutos sobre su empresa de soporte y sistemas. La improvisada dinámica fluía.

¿Por qué hay gente que en ejercicios intencionados de networking no es capaz de seguir las más elementales reglas de cortesía y reciprocidad? Sospecho que es porque nadie les ha dicho estas tres cosas:

1) Al principio no es sobre ti, es sobre tu negocio.- En ejercicios intencionados de relacionamiento buscamos identificar personas cuya actividad profesional pueda resultar complementaria, útil o valiosa para nuestra empresa, negocio o rol.

Si bien siempre será agradable identificar gente con afinidades comunes, en ejercicios de networking se eleva la productividad cuando hacemos una descripción sintética de lo que hacemos y/o del interés que nos tiene en ese evento en particular.

2) Estás conectando, no validando tu pedigree social.- Los negocios son de personas para personas, sí. Y para detonarlos debes conocer a la gente adecuada, en la cantidad necesaria, con la profundidad de relación óptima y en los momentos oportunos.

Y si bien siempre será plausible que ya conozcas mucha gente y en diversos círculos clave, no hay necesidad de decirle a quien lleva cinco minutos de conocerte todas las relaciones que tienes o que podrías tener porque eres amigo del amigo o pariente del pariente.

3) Si no te interesa, siempre es posible retirarte cortésmente.- Nadie está obligado a conversar con quien sea nada más porque el otro quiere hablar contigo. El relacionamiento proactivo requiere de disposición mínima de más de uno.

Pero si ya estás en una actividad cuyo propósito es conectar, o haces un esfuerzo por socializar en las dinámicas que la circunstancia exija, o ejerces la opción de retirarte cortésmente. Estar con cara de malos amigos no es, ni buena idea, ni útil para el propósito.

El tercer participante nos compartió su ‘expertise’ en el mundo de las finanzas haciendo alusión a algo que hacía en los 90. Sí, hace tres décadas. Luego narró cómo salió de un banco después de una larga trayectoria y cuando el quinto integrante de la mesa le dijo que el sexto también había trabajado en una Casa de Bolsa, su intervención derivó en que si conocían ‘x’ o ‘y’ personas o espacios.

La improvisada ronda ya no siguió. Tres personas (dos de las cuales no supimos su nombre nunca), sostuvieron una conversación gremial y social que, no solo no nos permitió saber qué hacían hoy, sino que nos puso en modo esforzado de escucha a la mitad de la mesa.

Para mi fortuna, tenía una llamada programada. Minutos antes, habiendo terminado de desayunar, me despedí de todos cortésmente. Al caminar al área donde me conectaría, me encontré al anfitrión. “¿Qué tal te fue en el networking?”, me preguntó. Sonreí y, consciente de que no había tenido oportunidad para presentar mi negocio, respondí: “un caso para la reflexión, pero desayuné riquísimo. Muchas gracias”.

COLUMNAS ANTERIORES

Tres dilemas de la flexibilidad táctica en los negocios
¿Habrá un lugar en el infierno para los que hablan ultra rebuscado?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.