Moneda en el Aire

Prosa busca socio tecnológico

La llegada de un nuevo inversionista que aportaría en especie sus conocimientos y modernización de tecnología, permitiría que se cumplan con las observaciones de la Cofece.

A seis meses exactos de que fueron notificadas y se les propuso a las dos más grandes e importantes procesadoras de pago, E-Global y Prosa, para que sus socios, principalmente bancos, desincorporarán 51 por ciento de sus acciones al no existir ‘condiciones de competencia’ en el sistema de pagos con tarjeta en territorio nacional, todo indica que Prosa dará el paso en esa dirección.

El capital de Prosa es de alrededor 500 millones de pesos, de los cuales, los bancos socios tienen una participación de alrededor de 100 millones de pesos, e incluso por mucho tiempo ha habido bancos que han querido entrar sin éxito, como Inbursa, por ejemplo. Quienes saben del tema en esta industria estiman que se busca un socio tecnológico, más que las participaciones de los bancos se vendan.

Por lo que todo indica que a Prosa entrará un nuevo inversionista tecnológico, con lo cual los accionistas actuales Banorte, Invex, Scotiabank, HSBC, Santander y Banjercito obviamente se diluirían, no será una venta como tal, lo que se busca más bien, según ha trascendido en el mundo de la tecnología, es justo eso, tener un nuevo socio que cumplan con los requerimientos que hoy demanda el mercado financiero en temas de innovaciones tecnológicas.

Pero esta llegada de un nuevo inversionista que aportaría en especie sus conocimientos y modernización de tecnología, permitirá sin querer que se cumplan con las observaciones hechas por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) en diciembre del año pasado.

Así es, matar ‘dos pájaros de un tiro’ parece que es parte del camino a seguir por Prosa, ya que recordemos que Cofece durante dos años investigó el sector y en el dictamen preliminar presentado en diciembre determinó “que no existen condiciones de competencia efectiva en el sistema de pagos con tarjeta en el territorio nacional”, por lo que con la entrada de un nuevo socio cambiaría esta percepción.

A la fecha, según expertos en tecnología, se sabe que hay cuatro empresas internacionales que se encuentran en la fase final que son analizadas como posibles ‘socios’ de Prosa, todas de la industrias de pagos y tecnologías, y no hay ningún banco hasta ahora a la vista; este proceso va para largo, porque aún cuando los bancos socios de Prosa se decidieran por uno de ellos, todavía faltarían los vistos buenos de todas las autoridades financieras del país, así que súmele cuando menos de ocho a 12 meses más, para saber el final de esta historia.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, como les comenté en la columna pasada ‘¿Los bancos deben ser como Netflix?’, donde las instituciones deben ir hacia dar un servicio más personalizado, acorde a tus gustos para presentarte anticipadamente lo que creen te gustará o será de utilidad; en el camino hacia ese futuro, Banorte anunció que con la alianza con Google Cloud buscan darle a sus clientes una hiperpersonalización de la oferta del banco a través de inteligencia artificial, desarrollo de aplicaciones para innovar en la banca abierta, transmisión de cultura y conocimientos de Google a su personal y ciberseguridad.

Francisco Martha, director de desarrollo de negocios digitales, ha sido uno de los impulsores de estos temas desde hace mucho tiempo, incluso en algún momento nos reveló que la inteligencia artificial ya les ayudó a dar crédito a sectores o personas que las métricas tradicionales decían lo contrario, por lo que veremos qué frutos da esta alianza y sobre todo cómo va transformando la competencia. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Longevos y con inflación, la peor combinación
Scotiabank va por los clientes premium

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.