Moneda en el Aire

¿Los bancos deben ser como Netflix?

Los llamados bancos ‘tradicionales’ han invertido para modernizarse, pero aún están lejos de poder ofrecerle a sus clientes un servicio más personalizado.

Si alguien nos conoce bien en este año de pandemia es la aplicación de Netflix, sobre todo ante el uso que se le ha dado en todos estos meses. Dependiendo los programas que se visualizan, nos ofrece en la siguiente conexión temas muy parecidos a los ya vistos.

Los gustos de las series o películas vistas son identificados por esta aplicación y de manera casi natural cada perfil registrado recibe diversas opciones para entretenerse. Algo así debe suceder con los bancos, sugiere Bernardo Valle, director de Banca para Capgemini. De acuerdo a nuestros gustos y preferencias, y dada la información que tienen de nosotros, adelantarse y ofrecer los productos y servicios que requiere el cliente.

Los llamados bancos ‘tradicionales’, dependiendo el tamaño, han ido adelante en invertir para modernizarse, pero aún están lejos de poder ofrecerle a sus clientes un servicio más personalizado y acorde a sus necesidades, y ese es uno de los retos que deben atender, considera.

En el estudio World Retail Banking Report 2021 publicado por Capgemini y Efma se establece que los bancos pueden adoptar la Banca como Servicio para integrar las finanzas en el estilo de vida de los consumidores y proporcionar un nuevo valor agregado que cumpla con las cada vez más altas expectativas de los clientes, ya que ahí están las fintech o los llamados ‘neobancos’ para atenderlos, donde estos últimos se estima tienen 40 millones de clientes en todo el mundo y siguen avanzando.

Los bancos en todo el mundo, y desde luego en nuestro país no son la excepción, se enfrentan a la disyuntiva de tener que adaptar su oferta a las expectativas de los clientes, o bien, nos dice Valle, correr el riesgo de perderlos por completo, ya que la disrupción pospandémica sigue dando lugar a una nueva era de banca centrada en el valor del cliente, a la que el estudio se refiere como Banca 4.X y urge que los bancos que ya están transformándose digitalmente pongan en marcha modelos de plataforma de Banca como Servicio conocido como (BaaS), basados en la nube, que utilicen API’s para integrar la banca en la vida cotidiana, para que los clientes de la banca tengan opciones acorde a sus necesidades.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, una buena noticia es la ampliación de servicios en el sector financiero, ahora en el asegurador, pues con más de 30 años con experiencia internacional, y 15 en México enfocados en la gestión de procesos operativos, manejo de documentos e información y desarrollo de tecnología, Cibergestión by BC lanza Cibergestión Insurance, quien dará servicios al sector asegurador.

José Ángel Borbolla, director general de la firma para México y Latinoamérica Norte y Tonatiuh Gutiérrez, director general de TGR Consultores nos adelantaron que, dado que encontraron que existe un alto grado de similitud en los procesos de la banca y del sector seguros, buscarán trasladar la experiencia de Cibergestión al sector asegurador. La experiencia es tan amplia que ya Cibergestión, por ejemplo, es utilizada por 18 instituciones financieras en Brasil, Colombia, México y Perú, por lo que será interesante ver en un futuro los resultados de la aplicación de esta tecnología en la industria aseguradora.

* * *

Y otra monedita. Hoy es la presentación oficial en México del libro Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, editado por Tirant lo Blanch México. Será en el Club de Banqueros en donde los tres autores, Sandro García Rojas, Santiago Nieto y Karla Valenzuela reunirán a un pequeño grupo de invitados, acorde al semáforo amarillo de la ciudad, pero estará activa la transmisión por redes sociales para conocer más de este libro, que será, sin duda, guía básica no solo en escuelas, sino en el sector financiero que busca prevenir estos delitos. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Eliminar ‘letras chiquitas’ de los seguros
Aseguradoras a la vista de todos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.