Signos y Señales

Asamblea de la OLACEFS

Esta asamblea fue una expresión de la resiliencia de las EFS latinoamericanas y caribeñas, que han asumido con creatividad y valentía su obligación de vigilar la acción gubernamental.

Auditor Superior de la Federación

Recientemente se llevó a cabo la Asambea General de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores (OLACEFS), creada en 1965 y que hoy cuenta con veintidós países miembros, destacando 12 de Centroamérica –incluyendo a la ASF de México–, así como una treintena de asociados. La Asamblea de OLACEFS, es un foro autónomo, independiente y apolítico que permite a sus miembros intercambiar conocimientos y experiencias relacionadas con la fiscalización superior y el control gubernamental, facilitando el establecimiento de relaciones de intercambio y experiencias entre ellos. Cuentan con el apoyo de entidades como la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y sus agencias especializadas.

La Auditoría Superior de la Federación es miembro fundador de la OLACEFS desde 1965 y ha colaborado activamente con los demás miembros de la Organización. Actualmente forma parte de algunos de sus comités y comisiones, como el Grupo de Trabajo sobre Fiscalización de la Gestión de Desastres, el cual coordinamos.

En esta Asamblea General, con el apoyo de la EFS como anfitriona, la Contraloría General de la República de Colombia, se desarrollaron dos temas técnicos de la mayor relevancia.

En el primero se destacó la importancia del control interno y del control preventivo, como una oportunidad para evitar, de manera efectiva, posibles irregularidades en la gestión pública. Recordemos que sólo habemos cuatro países con una organización federal y no centralista, por eso las demás son contralorías, no entidades de fiscalización superior, como las naciones federales de la región. Perú, país no federal, ha tenido logros en la fiscalización concurrente. Por otra parte, las EFS de OLACEFS destacaron que este tipo de control gubernamental no se limita a prevenir o anticipar la posible comisión de una irregularidad sino también ayuda a evitar la reiteración de las posibles conductas anómalas. En las revisiones ex post, hay una frecuencia generalizada y repetida de las mismas observaciones. De ahí que sea necesario desarrollar instrumentos que ayuden a los equipos auditores a evitar y prevenir la comisión repetida de actuaciones irregulares que afecten el correcto manejo de los recursos públicos, tomando en cuenta las peculiaridades tanto del acto que se revisa como de la entidad auditada.

El segundo tema fue la relación entre los derechos humanos y la fiscalización superior. Durante sus trabajos, se señaló que en el ejercicio de la labor fiscalizadora, es menester que las EFS adopten el enfoque de derechos humanos, ya que el respeto y la protección de estos derechos, junto con la rendición de cuentas, son pilares de un Estado democrático. Asimismo, este enfoque robustece las acciones que las EFS, que desde sus respectivos mandatos, emprenden acciones preventivas, basadas en la fiscalización concurrente o en tiempo real, para prevenir la corrupción, antes de que sucedan los hechos ilícitos. En suma, es claro que la corrupción y el desperdicio de recursos públicos o su reintegro a las tesorerías, incrermentan la pobreza y sobre todo la desiguadlad.

Por otra parte, la Asamblea General de OLACEFS adoptó la Declaración de Cartagena, la cual busca promover el enfoque de derechos humanos en las acciones que realizan las EFS a nivel internacional, a través de auditorías de desempeño. Asimismo, la Asamblea aprobó la Política de Igualdad de Género y No Discriminación para la Organización.

Esta Asamblea General fue una expresión de la resiliencia de las EFS latinoamericanas y caribeñas, que han asumido con creatividad y valentía su obligación de vigilar la acción gubernamental. La próxima se realizará en México.

COLUMNAS ANTERIORES

Voz para la rendición de cuentas
Integridad en el servicio público

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.