David Calderon

Violencia y niñez

Con el programa Mochila Segura estaremos educando a que nuestras hijas e hijos vean ‘normal’ que en su espacio cotidiano de desarrollo se tienda a la criminalización.

En un país de realidad estrujante, que por momentos parece plagado de fosas, kilómetros y kilómetros de territorio que tras la búsqueda dolorida de las familias quedan como cuencas vacías de ojos que fueron apagados, nos toca poner el máximo de atención a niñas y niños.

No podemos normalizarlo. Que para sobrevivirlo y prevenirse, niñas y niños no lo tengan que ver ‘normal’. Que no se nos adormezca la indignación, y que no nos acabe envolviendo el manto de la resignación pasiva. No podemos aceptar que se sientan inseguros en su propia cuadra, en el campito, en el sendero hacia la escuela… que sus espacios de juego deban ser todos distintas formas del encierro.

Con la alarma desatada por la tragedia ocurrida en Uvalde, la comunidad texana en la que hubo un mortífero tiroteo, hay una consternación que puede ofuscar, al menos, en dos ángulos: uno, centrar los esfuerzos en la vigilancia de objetos peligrosos, en lugar del cuidado y seguimiento de lo socioemocional, y dos, renunciar a que la escuela sea espacio privilegiado de bienestar y reconstrucción de la paz.

La demencia de las armas disponibles en el vecino país, y a veces en éste, puede llevar a la falsa salida: desterremos objetos peligrosos en las aulas y los patios, y para ello hay que rebuscar en las cosas de las niñas y los niños. Es obvio que por definición no se deje cabida a las armas en una escuela, pero en lugar de tomarnos el esfuerzo de la atención socioemocional permanente y cercana, y de la auténtica alianza entre las familias y los docentes para descartar no sólo los objetos de riesgo, sino las actitudes de violencia y desconsideración, la falsa salida que se reactiva es la revisión, la pérdida de confianza y la invasión que representa hurgar en bolsas y mochilas.

La mal llamada ‘mochila segura’ es un despropósito educativo y, en sentido estricto, otra forma de violencia. Es algo de tal relevancia que quedó plasmado en un criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: “…el programa ‘Mochila Segura’ es contrario a los derechos fundamentales a la legalidad y a la seguridad jurídica, contenidos en el artículo 16 de la Constitución General, al operar sin sustento legal alguno, quedando sujeto al libre arbitrio de las autoridades educativas, ante la ausencia de reglas claras y formales que normen la posibilidad y contenido de los procedimientos que involucra”, define la Tesis 1ª. V/2022 (10ª.) de la Primera Sala de la SCJN, publicada el 4 de febrero de este año. Estaremos educando a que nuestras hijas e hijos vean ‘normal’ que en su espacio cotidiano de desarrollo se tienda a la criminalización –como elocuentemente han denunciado nuestros colegas de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim)– y queden sujetos a la desconfianza y descalificación.

¿De veras es solución? ¿Dónde está el límite? La aplicación de la clasificación referida al protocolo para la protección y cuidado de niñas, niños y adolescentes en la revisión de útiles escolares pone en la lista de ‘objetos prohibidos’ a pistolas y cuchillos, pero también hebillas, piedras, desodorantes en aerosol, barniz de uñas, fajas y muletas sin prescripción. ¿De qué tamaño? ¿Una concha de una colección está permitida o prohibida? ¿Y las ligas y los clips? Si no queremos llegar a listas interminables y ridículas, debemos mirar más a las actitudes y situaciones que a los objetos que potencialmente puedan usarse para lastimar.

Y ahí entra el segundo punto. La escuela tiene la vocación de laboratorio social, de refundación de la comunidad. Si la escuela no educa para cuidarnos y respetarnos, todas sus bancas, sus libros (que también pueden arrojarse contra otra compañerita), sus planes y programas sobran. Ya en el siglo XVII el educador checo Juan Amós Comenio tuvo la visión de que la verdadera paz, que se nutre de la justicia, tenía que ser una de las misiones centrales de la escuela.

¿Queremos que niñas y niños estén a salvo? Todas y todos queremos eso; si la escuela no sólo les refugia en sus muros, sino les hace protagonistas, favorece en concreto la empatía y la colaboración, el autoconocimiento y el autocuidado, la mitigación de la violencia tiene esperanza. Mis compañeras de Redim han demostrado con datos duros que las víctimas en la niñez de la violencia la sufren fundamentalmente en la calle, y hasta en sus casas, y excepcionalmente en la escuela.

Pero en un país de fosas, en lugar de favorecer que en toda escuela de contexto difícil se amplíe la jornada y se viva el crecimiento y el descubrimiento en forma serena y a su ritmo, las injustas decisiones de las autoridades los echan a la calle, donde está el riesgo más severo, sin comida y a medio día… abandonados a su suerte. No es con ‘mochila segura’, sino con atención socioemocional y alimentación y horario extendido que en realidad haremos algo al respecto. No el Estado policial que llega intramuros de los planteles, sino una ética de cuidado en comunidades que sólo así son verdaderas escuelas.

El autor es presidente ejecutivo de Mexicanos Primero.

COLUMNAS ANTERIORES

Reglas que están chuecas
¿Qué sigue?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.