David Calderon

#UrgeDefender

Urge defender que el Presupuesto de 2022 no se quede en el reparto, que siempre tiene visos de cooptación de clientela, y que además se hace ahora a costa de tareas sustantivas.

Pon la bolsa donde pones la boca, dice un viejo proverbio inglés. Las prioridades de gobierno se hacen reales y tangibles en el Presupuesto. El de la Federación para 2022 deja en una terrible precariedad la tarea educativa del Estado. Hay un aumento de 1.1 por ciento real con respecto de 2021 para el global de Educación Básica, pero dentro de las partidas el cambio favorece a las becas sin focalización y a un programa que hasta ahora no ha tenido reglas de operación, La Escuela es Nuestra, manejado como reparto para infraestructura sin la focalización que, después de dos años, sigue sin resolver que haya aún escuelas sin agua.

Lo peor es que los aumentos, con cantidades casi iguales para el global, se hacen a costa de desaparecer programas que apoyaban al menos a 4.5 millones de niñas y niños en la educación básica.

Indigna más y preocupa más, porque esta reducción ocurre justamente cuando se requiere, por el contrario, un aumento. Todas las comunidades escolares deben reactivarse y compensar los devastadores efectos de un cierre excesivamente prolongado, pero –a diferencia de muchos países, incluso en Latinoamérica, como Colombia, Ecuador, Argentina– no hubo en la decisión de los legisladores la congruencia de destinar recursos extraordinarios, adicionales, para dar el empujón que es necesario para reiniciar. Por el contrario, se recortan programas clave, y se afecta a niñas y niños, a los más marginados; así, “primero los pobres” sigue siendo una promesa sin cumplir.

Presentamos a los legisladores de todos los partidos, desde el trabajo de la Comisión para el Regreso de SIPINNA, una propuesta que asignaba aumentos de mil millones de pesos (mdp) para apertura segura, 170 para recuperar aprendizajes, 63 para prevenir y revertir el abandono escolar, mil 110 para compensar marginación, 760 para formación docente, 115 para educación inicial. Un aumento focalizado de 3 mil 318 mdp que ayudaría a compensar en forma focalizada, en esta emergencia.

No sólo no se dio, sino que se quitó. Para los proyectos de megainfraestructura, se van a destinar 640 mil mdp en 2022, esperando que las construcciones reactiven la economía. Pero para apoyar la raíz del bienestar del país, que está en propiciar el desarrollo pleno y armónico de su infancia, para eso no se destinó dinero suficiente. Se está cargando el peso a los maestros y directivos para que compensen y reviertan lo que perdimos en el encierro, pero abandonados a sus propias fuerzas e ingenio, a lo que logren conseguir o recaudar de las propias familias empobrecidas.

En educación los grandes perdedores son los niños y los maestros. Les fallaron, y las consecuencias pueden ser muy graves en el tiempo. En el momento de máxima necesidad no se asignaron recursos extraordinarios, y se redujeron los que había.

¿Qué se puede hacer ahora? Exigimos:

1. Que la única propuesta de la Comisión para el Regreso que sí se incluyó en el dictamen, esto es, que hubiera Reglas de Operación para LEEN y el programa de Expansión de la Educación Inicial, incluya focalización, asegure la transparencia y evite la captura de control clientelar. No hay que confundirse cuando hay evidencia: el modelo de los Cendis del Partido del Trabajo es caro, opaco y sesgado políticamente, y es un lastre para que crezcan las alternativas de más niños y niñas pequeños, en todo el país.

2. Que se atiendan las resoluciones judiciales que mandatan destinar al menos 5 mil mdp de LEEN para los componentes de alimentación y jornada ampliada, la sentencia del juicio de amparo 301/2021 y asegurar agua en cada escuela y suministros como cubrebocas, jabón y sanitizantes, la suspensión definitiva del incidente 1093/2021, ambas del Poder Judicial de la Federación.

3. Que se consideren reasignaciones internas ya con el Presupuesto aprobado, según lo que permiten las atribuciones de la SEP; por ejemplo, que el fondo de menor transparencia en el rubro de subsidios, la bolsa con la clave U080, se ponga al servicio de las tareas prioritarias de recuperación socioemocional y de aprendizajes, búsqueda y reconexión, compensación a la marginación, formación y reconocimiento docente.

4. Que, en el manejo de los fondos para personal educativo, se acabe con la opacidad y la arbitrariedad las plazas, como reconoció recientemente el gobernador de Michoacán, que produjo miles de basificaciones injustificadas; y que el FONE se ajuste para que se pueda pagar a los tutores, maestros de inglés y docentes que han ganado promociones, lo que legítimamente les corresponde y les han negado.

Urge defender que el Presupuesto de 2022 no se quede en el reparto, que siempre tiene visos de cooptación de clientela, y que además se hace ahora a costa de tareas sustantivas. Si lo más que se pudo para las mayorías en el encierro, 9 mil programas de televisión que aprovecharon poco para los aprendizajes fundamentales, cursos en línea masivos para maestros que no les resuelven la necesidad de reinventarse para sacar a sus estudiantes del rezago, no hay ya justificación para volverles a fallar a alumnos y docentes en la reapertura. #UrgeDefender será la consigna: usar bien los escasos recursos para que el regreso a clases presenciales no sea la continuación del retroceso.

El autor es presidente ejecutivo de Mexicanos Primero.

COLUMNAS ANTERIORES

Robo y fracaso
Justicia y gratitud a maestros

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.