Nacional

‘Sólo hace ruido’, dice Rubén Moreira de su hermano Humberto

El exgobernador acusa al líder del PRI en San Lázaro de ‘ser experto en fraudes electorales’.

Las acusaciones del exlíder del PRI y exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, en contra de su hermano Rubén y de su cuñada Carolina Viggiano –candidata al gobierno de Hidalgo– de ser “expertos en fraudes electorales” y en “generar violencia”, son sólo “ruido que se está haciendo”, opinó el propio diputado Rubén Moreira.

Por ello, evadió el caso. “¡Hasta ahí la dejo!”, por ser “lo mejor para uno en lo particular”, y cortó el tema.

Explicó que “desde hace muchos años no comparto su visión de país, yo tengo otra y voy a mantener firme la mía”, justificó el coordinador del PRI en la Cámara de Diputados.

Y “para el colectivo es muy importante quitar ese ruido que se está haciendo, no sólo en este caso, sino en muchos otros que se presentan en el ambiente político que nos distraen de las realidades como la inseguridad, la inflación, el crecimiento económico nulo y el ambiente democrático no propicio”.

En entrevista en el programa “EntreDichos”, de EL FINANCIERO Bloomberg, conducido por el periodista René Delgado, el también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados reveló que “es complejo” llegar a acuerdos entre los partidos de la coalición Va por México en una sola propuesta de reforma electoral.

Lo anterior –explicó– debido a que “son tres partidos con historias distintas” y “no está fácil ponernos de acuerdo en todo, pero en lo esencial estamos en lo mismo”: la defensa del INE.

Sobre la vigilancia del INE al uso de recursos en los partidos, Moreira insistió en que el órgano electoral “ha hecho un buen trabajo”, pero acusó que “ha sido omiso” frente a la intervención del crimen organizado en los procesos electorales.

El priista rechazó que la oposición haya caído “en la trampa” del presidente López Obrador de meter al PAN, PRI y PRD a un debate de una reforma electoral constitucional que se sabe no se aprobará, pero aceptó que la iniciativa de Palacio Nacional “es una provocación”. “Nos quieren llevar, otra vez, a un discurso de sí o no, del pueblo contra los partidos, de traidores a la nación”, dijo.