Financial Times

Recaptura del Chapo da impulso a Peña... pero los cárteles continúan

El arresto efectuado el sábado se dio cuando la Marina mexicana, con el apoyo de inteligencia de EU, entró en una propiedad en Mazatlán, sorprendiendo al capo mientras dormía.
Jude Webber
23 febrero 2014 19:11 Última actualización 24 febrero 2014 10:46
Joaquín El Chapo Guzmán

Por su detención, Estados Unidos entregaría 5 millones de dólares. (Cuartoscuro / Archivo)

La recaptura por parte de México del narcotraficante más buscado, 13 años después de su escape de un penal de alta seguridad, es un golpe a los cárteles criminales y un apoyo para la imagen del presidente Enrique Peña Nieto.

Pero aunque Joaquín Guzmán está de nuevo tras las rejas, está lejos de ser el fin del Cártel de Sinaloa controlado despiadadamente por él, advirtió Anabel Hernández, autora de Narcolandia, un libro exitoso sobre la guerra contra las drogas en México.

“Su arresto es muy importante. Es un criminal que debe muchas vidas,” dijo la Sra. Hernández. “Pero éste no es el fin del camino para el Cártel de Sinaloa. Irónicamente, el cartel probablemente resurgirá reforzado después de esto.”

Alejandro Hope, analista de seguridad en el Instituto Mexicano para la Competitividad, dijo que el arresto del Sr. Guzmán era altamente “simbólico” –era la cara de la impunidad y el fracaso de las anteriores administraciones (para capturarlo)”.

El Sr. Guzmán –conocido como “El Chapo”– está acreditado con el control de hasta la mitad de las drogas ilegales que se introducen a EU anualmente. Su fortuna era tal que durante un tiempo ocupó un lugar en la lista de los hombres más ricos del mundo de Forbes.

El arresto del sábado se dio cuando la marina mexicana, trabajando con ayuda de la inteligencia de EU, entró en una propiedad en Mazatlán, sorprendiendo al Sr. Guzmán mientras dormía y antes de que pudiera alcanzar el AK-47 que guardaba junto a su cama.

A diferencia de otras operaciones que terminan con una lluvia de balas y a veces con la muerte del narcotraficante, no se disparó una sola bala en la captura del Sr. Guzmán –una operación que casi tuvo éxito la semana pasada.

En esa ocasión, mientras batallaban con una puerta reforzada, el Sr. Guzmán se escabulló en un laberinto de túneles que conectaba varias casas con el sistema de drenaje local y desapareció, admitió Jesús Murillo Karam, el procurador general. La guerra contra las drogas en México ha reclamado 80 mil vidas en los últimos diez años y el Sr. Peña Nieto ha convertido la lucha contra los cárteles en uno de los temas de su presidencia.

Ismael Zambada es el hombre que se espera tome las riendas del Cártel de Sinaloa, debido a que ya compartió el poder con el Sr. Guzmán, dijo la Sra. Hernández. Otros analistas ven al Sr. Zambada más como el segundo de a bordo del Sr. Guzmán.

Considerado menos violento y más discreto que el Sr. Guzmán –un hombre que se deleitaba en no poder ser alcanzado por la policía– el Sr. Zambada estaría más abierto a efectuar alianzas con otras organizaciones, como el Cártel del Golfo y los Zetas, añadió la Sra. Hernández. Esto podría aumentar la base del Cártel de Sinaloa al mismo tiempo que mantendría el negocio de las drogas al ritmo normal.

El Sr. Hope dice que piensa que la captura de este hombre con un precio de 5 millones de dólares sobre su cabeza impuesto por EU generará un cambio a un modelo de crimen organizado más local y basado en pandillas.

Esto aceleraría una transición de carteles aliados a políticos y jefes de negocios mexicanos enfocados a mandar drogas a EU “a un modelo de crimen organizado menos sofisticado y más local”.

Esto no significa que habrá menos droga mexicana en las calles. Pero si podría significar el incremento de extorsiones y secuestros –actividades que se han vuelto muy redituables para algunos carteles como los Zetas.

Los grupos pequeños no representan una amenaza existencial al estado mexicano de la manera en que lo hacían los cárteles de Sinaloa o del Golfo”, dijo el Sr. Hope. “No tendrían la capacidad política ni financiera para capturar grandes partes del estado. Pero sí presentan un problema mayor para la seguridad pública”.

El Sr. Guzmán –que se veía más barrigón que en la ocasión de su escape de la cárcel en 2001, con pelo y bigote negro– se mantuvo serio mientras fue mostrado a la prensa antes de ser llevado por avión a la prisión de máxima seguridad de Altiplano en el Estado de México.

Ahí, la Sra. Hernández anotó, el Sr. Guzmán estará en compañía de otros capos del narcotráfico, incluyendo a Miguel Ángel Treviño Morales, el jefe de los Zetas, capturado el año pasado; Édgar Valdez Villarreal, el narco conocido como ”La Barbie”; y su propio hermano Miguel Guzmán.

Estos arrestos, dijo, han logrado mellar poco o nada el poder de sus carteles.

El Sr. Hope añadió: “Ojalá que sea extraditado a EU”.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Facebook vs. Google: Lucha de titanes en la arena tecnológica

​WhatsApp le da a Facebook mayor presencia móvil

Peugeot confirma acuerdo millonario con Dongfeng y Francia