Salud

Aplicación de vacuna contra COVID de Johnson & Johnson se queda en pausa a espera de más datos sobre coágulos

La reunión para discutir el uso de este inmunizante terminó sin una votación, por lo que se extendió la pausa a fin de investigar más sobre sus efectos secundarios.

Asesores de salud pública de Estados Unidos concluyeron una reunión sobre la vacuna contra el COVID-19 de Johnson & Johnson sin una votación, extendiendo la pausa sobre su uso, al tiempo que buscan más datos sobre un efecto secundario de coágulos poco comunes.

La reunión de los asesores de la CDC terminó sin una votación, por la que se extendió la pausa sobre el uso de este inmunizante a fin de investigar más sobre los efectos secundarios.

Tras examinar la evidencia de los coágulos durante una reunión de emergencia de una hora, los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron que carecían de información adecuada para hacer recomendaciones sobre cómo responder a los informes de trombos inusuales. El Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los CDC no dio una fecha precisa sobre cuándo se volverán a reunir para reconsiderar el uso de la vacuna.


El martes, después de que seis mujeres que recibieron la vacuna J&J desarrollaron una forma inusual y severa de trombos, los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus suglas en inglés) recomendaron conjuntamente la pausa en su uso. Los miembros del panel, que son independientes de la agencia, consideraron cuidadosamente los datos de esos casos junto con incidentes similares relacionados con la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca en Europa.

“Quiero poder sentirme cómoda con los miembros de mi familia y conmigo misma para recibir esta vacuna”, dijo Beth Bell, panelista y profesora de la Universidad de Washington.

Los científicos sopesaron las preocupaciones sobre la vacuna de J&J con los riesgos de contraer COVID-19, que hasta ahora ha matado a 564 mil 098 personas en Estados Unidos, según el último recuento de la Universidad Johns Hopkins. Hay mucho en juego, con las variantes que se propagan en los EU y que amenazan con borrar los avances que se han logrado contra el virus con el avance de su campaña de vacunación.