Dinero, Fondos y Valores

La ‘nueva apuesta’ de Citi por México

Citi pondrá su enfoque en el negocio de clientes institucionales, pues anticipa que en los próximos años México será un destino importante de inversión global.

¿En cuánto será vendido Citibanamex? La respuesta habrá de darse en los seis meses que restan del año para concluir el proceso de venta del Banco Nacional de México en enero de 2023.

Esta operación implica la salida de la banca de consumo y la empresarial de México, donde Citi mantendrá el negocio de clientes institucionales como parte de una estrategia global.

Su apuesta la focalizará en los negocios de banca corporativa y de inversión, y en su banca privada, en los que México es uno de los mayores mercados para la institución financiera fuera de Estados Unidos.

De acuerdo con Ernesto Torres Cantú, director general de Citi en Latinoamérica, la venta de Citibanamex, anunciada el pasado 11 de enero, es una transacción que tomará todo el año, periodo en el que se analizarán a los potenciales ‘tiradores’.

“Es una operación que se cerrará a principios de 2023″, dijo el banquero en una reunión reciente en Nueva York con representantes de medios latinoamericanos, incluido este enviado de El Financiero, para hablar de la estrategia de Citi en la región y en otros mercados relevantes.

Luego vendrán las autorizaciones regulatorias tanto en México como en EU, la integración de los sistemas y será hasta meses después –entre 12 y 15– cuando se dará por concluida la operación, según la hoja de ruta del proceso.

“No puedo hablar de posibles compradores” nacionales y extranjeros, con los que Citi sigue platicando, “ni espero una afectación en el precio de la operación” por el incremento de la inflación y el alza de las tasas de interés, acotó Torres Cantú.

Aunque no se ha determinado si el proceso se dará mediante una venta directa o una eventual operación en el mercado de valores, la intención es vender a un solo comprador e incluir todos los negocios de banca minorista.

Esto comprende el Banco Nacional de México con la licencia de una institución que ha estado presente en el país por 137 años, así como sus operaciones de Afore y seguros, además de la infraestructura física, los inmuebles históricos y el invaluable patrimonio cultural.

La venta de la franquicia de banca de consumo y empresarial en México será una transacción de miles de millones de dólares, sobre la que Citi se comprometió a cumplir con todas las obligaciones fiscales y legales.

Banamex es el tercer banco más grande del país, sólo después de BBVA México y Santander, pero en términos de activos, le sigue muy de cerca Banorte.

Citi pondrá su enfoque en el negocio de clientes institucionales, pues anticipa que en los próximos años México será un destino importante de inversión global y flujos comerciales por su integración al mercado de EU en el TMEC.

El impacto de la pandemia de Covid-19 y la guerra de Rusia contra Ucrania sobre las cadenas de suministro globales ha abierto nuevas oportunidades para la región, como beneficiarse del llamado nearshoring para hacer frente a la crisis de la globalización.

México puede jugar un rol clave en la relocalización de industrias y cadenas de valor estadounidenses.

Si bien el principal ejecutivo de Citi para Latinoamérica tiene confianza en el país, no duda en señalar su preocupación por el tema de seguridad.

Al aludir al caso de Chihuahua, donde dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas fueron asesinados la semana pasada, Ernesto Torres afirma que “el tema de seguridad es y ha sido un pendiente de México, pero no nada más de este sexenio, sino de los anteriores”.

En términos generales, agrega el banquero, la inseguridad “sigue siendo un problema acotado a ciertas geografías, pero eso no lo hace menos importante”.

Torres Cantú considera que cuando se analizan los datos de México, comparativa y macroeconómicamente se ven muy sólidos, aunque lo importante es que continúen las inversiones.

Sí hay inversiones, pero en el Bajío y el norte del país, no en el sur, donde falta inversión para llevar gas natural y contribuir al crecimiento de los estados del sureste, por ejemplo.

De lo dicho por el ejecutivo bancario se concluye que, para tener más y nuevos jugadores globales del peso de Citi, la clave está en que las autoridades nacionales se den cuenta de que México tiene una ventaja competitiva para atraer inversiones.

La condición es que exista certidumbre en las leyes y se promueva el desarrollo de energías limpias para combatir el cambio climático, entre otros factores.

Se abren oportunidades de inversión, aunque el reto está en tomarlas y aprovecharlas.

COLUMNAS ANTERIORES

Poco ‘apetito’ por los bonos mexicanos
México: la imagen de un país violento

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.