La Feria

Bye bye campaña 2024, ¡no vuelvas!

Esperemos que al finalizar esta temporada de bajezas los líderes de los partidos dejen sus cargos a gente que el 3 de junio pueda emprender un diálogo genuino.

Se acaba. Bueno, esperemos que AMLO no diga otra cosa, que no viole el silencio que se impone de mañana al domingo y que, en efecto, hoy a medianoche termine la campaña 2024.

Y que en el futuro no vuelva lo malo que atestiguamos en estas elecciones. Visto lo visto en estos comicios, esperemos…

…Que la próxima presidencia no intervenga en campañas, ni en público ni en privado; que no declare nunca, y menos en medio del proceso, que quienes piensan distinto son traidores a la patria; que el Ejecutivo se abstenga de meterse en lo que no le toca, como Fox o AMLO.

…Que esta campaña, con sus decenas de asesinatos políticos, sea vista como el punto de inflexión que obligó a trabajar para combatir a los criminales que quieren robar a comunidades enteras la libertad y el derecho de elegir a sus autoridades.

…Que acabe en 2024 y para siempre el gigantesco despilfarro de bardas, espectaculares y eventos masivos ‘espontáneos’, de giras disfrazadas de invitaciones de compañeros; que el dinero no haga la diferencia, que la austeridad sea real y no una bandera hueca.

…Que las encuestas no sean meros instrumentos de barata propaganda partidista; que la gente vea en la prensa coberturas equitativas y genuinos esfuerzos de imparcialidad, que los activistas sean eso, mientras que los analistas… analistas.

…Que nunca una aspirante llame a otra “narcocandidata”.

…Que nunca una aspirante deje de llamar por su nombre a sus contrincantes.

…Que en los debates sean mal vistos quienes llevan cartelitos y quienes evaden el diálogo y la argumentación, la crítica y la réplica.

…Que los moderadores sean libres para intentar que los candidatos respondan, expliquen, sustenten; que los partidos no secuestren ni asfixien esos encuentros con absurdos formatos. Que haya más debates que los que dice la ley.

…Que la bandera no se le regatee a nadie. Nunca. Ni el Zócalo: que la plaza no se garantice sólo para los propios, mientras se regatea a los ajenos.

…Que los legisladores que buscan la reelección pidan desde la precampaña licencia a su curul y dejen de usar el erario para sus labores proselitistas. Y gobernadores y ediles lo mismo.

…Que los reportes de los gastos de campaña no sean irrisorios.

…Que a la presidencia del INE le importe la violencia del proceso y no sólo salir en la foto en cualquier ocasión.

…Que los medios privilegien el periodismo y no el histérico show de ‘mesas de debate’.

…Que las autoridades se hagan cargo del reto de las fake news, de manipulación de contenidos con inteligencia artificial, de las granjas de bots, del dinero sucio en guerras ídem digitales.

…Que el espionaje sea castigado venga de donde venga.

…Que los que tienen cuentas pendientes con la ley no puedan ser candidatos, sean inscritos por el oficialismo o por la oposición. Que la ley no se use a modo para impedir que alguien sea candidato.

…Que un ministro de la Corte que pasa a retiro asuma con dignidad una republicana pausa en su actividad pública y evite la tentación de cambiar la toga por la matraca.

…Que la presidencia del Poder Judicial no haga campaña.

…Hablando de dignidad: que las bancadas legislen en vez de volverse otra pista del circo electoral.

…Que al finalizar esta temporada de bajezas los líderes de los partidos dejen sus cargos a gente que el 3 de junio pueda emprender un diálogo genuino.

…Que quien gane sea generoso, dé vuelta a la página, mientras quien pierde reconoce su derrota.

…Y que mañana la campaña sí quede atrás.

COLUMNAS ANTERIORES

El súper ministro del gabinete
Altagracia, Marcelo y la política

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.