La Feria

El Power Point de la marchita candidatura de ‘Alito’

La imagen de Alejandro Moreno ha quedado seriamente comprometida por los audios donde hambrea a la prensa y presume privilegios que contradicen su propia presentación.

Semanas atrás, Alejandro Moreno, mejor conocido como Alito, cargaba con una presentación para decirle a quien quisiera escuchar que buscará ser candidato a la presidencia de la República, que la alianza opositora tiene viabilidad de triunfo en 2024 y que el gobierno de López Obrador ni tiene buenos resultados ni el Presidente es tan popular como se cree (al compararlo con sus antecesores).

El documento lleva por título Diagnóstico: el país que tenemos. Gobierno. Política. Coyuntura. Y va firmado por Alejandro Moreno, cuyo nombre aparece junto a un logo que en patrióticos verde y rojo simula una M.

A lo largo de 132 páginas el documento del líder del PRI busca, de saque, desmontar la idea de que el actual Revolucionario Institucional, ése que no para de perder cuanta gubernatura compite desde 2018, está en el hoyo. Afirma que ha crecido desde su derrota en las presidenciales frente a Andrés Manuel López Obrador: expone que en esta legislatura tienen, por ejemplo, más diputados que en la pasada (subieron de 45 a 70), que esos legisladores son más jóvenes y que son ya tantas mujeres como hombres. Ok.

Con la presentación buscan también reivindicar que aun frente al PAN tienen más peso nacional y que, por tanto, serán el partido clave de la coalición opositora en las negociaciones por los puestos aliancistas en los comicios por venir.

Luego, en más de 60 páginas, da un recuento de malos o cuestionables resultados del gobierno de López Obrador, incluidos indicadores de baja en la popularidad del mandatario, o escasa concurrencia en la revocación. Un poco de chile y de manteca sin ton ni son. Y por ahí de la página 107 viene lo bueno. Lo bueno si nos atenemos a los audios de Alito Moreno que se han conocido en las últimas semanas, y particularmente en ésta.

Luego de citar varias encuestas, el documento de Moreno da a conocer unas preferencias electorales en las que Alito aparece con 31 por ciento de gente que responde que lo conoce. En ese rubro, el otro priista conocido es Osorio Chong, con 38 por ciento de respuestas.

Luego vienen cuatro preguntas interesantes. La primera: “Rumbo al 2024, ¿qué consideras que le ha faltado a la oposición para consolidarse?” El rubro con más respuesta fue ‘Combatir la corrupción’ (31.8 por ciento). En segundo lugar salió el tema de ‘Nuevos candidatos’ (28 por ciento).

La segunda pregunta es: “¿Cuál crees que es el tema más importante en el que debe enfocarse la alianza PRI-PAN-PRD?”. La respuesta más socorrida fue ‘Seguridad y combate a la corrupción’ (32.7 por ciento), y un punto abajo ‘Recuperar la estabilidad económica’ (31 por ciento).

Los encuestadores también preguntaron: “¿Consideras que el PRI debe renovarse para ser más competitivo rumbo a las elecciones de 2024?”. Por el ‘Sí' contestó 33 por ciento, por el ‘No’ 12 por ciento, y por un irónico ‘No puede renovarse’ contestó 15 por ciento; ‘No sabría decir’ fue la respuesta de 40 por ciento.

Y finalmente cuestionaron: “¿Cuál crees que debe ser la principal cualidad del próximo presidente de la República?”. Principal respuesta, ‘Ser honesto’ (42 por ciento), segunda respuesta, ‘Ser responsable y maduro’ (37 por ciento).

En el Power Point del propio Alito Moreno se enarbola que renovación, honestidad y combate a la corrupción son las claves del futuro.

Alito es un no tan viejo político asociado a rupestres modos. Y su imagen ha quedado seriamente comprometida por los audios donde hambrea a la prensa y presume privilegios que contradicen su propia presentación.

Él ha dicho que son audios truqueados, pero la duda socavará su nonata precandidatura e incluso su liderazgo en el PRI. Su Power Point ya no es presentable. ¡Chin!

COLUMNAS ANTERIORES

Beis y giras, su prioridad
Muertes que sí nos tocan

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.