Sobremesa

El llamado es, ¡a ser rebeldes!

Las Rebeldes con Causa deben sentirse un poco decepcionadas al haber dado la batalla por la equidad y ver que, a pesar de haber 250 legisladoras, éstas no pelearon por las mujeres.

Tras ver cómo Morena y sus aliados, Verde y PT, nos volvieron a invisibilizar en el Presupuesto; tras ver las agresiones a Margarita Zavala o que Marisol Gasé sacara un cartel con la palabra “culera”, y que su coordinador, Ignacio Mier, el mismo que excusó al pederasta porque no lo había hecho en horas laborales, dijera: así se llevan las mujeres. No señor, será en su casa, pues al menos en la mía y en la de muchas se inculca y educa con respeto. Vender niñas es un delito y no debemos solaparlo. Llevar como candidato a un presunto violador no es correcto.

Por estos y muchos temas, decidí entrevistar a las Rebeldes con Causa, Lorena Villavicencio, Laura Rojas, Martha Tagle y Verónica Juárez, quienes llaman a “feminizar el poder”.

¿No se sienten traicionadas o al menos decepcionadas al haber dado la batalla por la equidad y ver que, a pesar de ser 250 legisladoras mujeres, éstas no dieran la batalla por nosotras?

Rebeldes con causa

La morenista Lorena Villavicencio no duda al cuestionar el para qué de un Congreso paritario, sin parangón en la historia del país, cuando la fuerza femenina está supeditada no sólo al timón de los hombres en la legislatura, sino a su propio estigma.

“Las mujeres ya no queremos sólo incidir, sino decidir y estamos preparadas para hacerlo. La rebeldía se debe manifestar incluso por encima de las diferencias partidistas, en especial si es a favor de la igualdad sustantiva y la erradicación de la violencia que permea el país”.

“Para ‘feminizar el poder’ se necesita de personas comprometidas con el ejercicio pleno de todas la mujeres y niñas del país, quienes son, además, el grupo poblacional mayoritario”.

La exdiputada de MC, Martha Tagle, acentuó: “Somos rebeldes con causa para transformar el poder, pues creemos que la llegada de las mujeres a los espacios de decisiones públicas es para transformar, si no, la paridad no nos va a servir. Hoy en día las mujeres serían la principal fuerza política del Congreso, son 250, que se requieren para votar cualquier cosa, pero si ellas no se ven como una fuerza que puede poner sobre la mesa cualquier agenda y que las requieran para votar cualquier tema, pasará la legislatura paritaria de noche. Y la verdad de las cosas, el pendiente que tenemos es con las mujeres de afuera, no con las que llegaron de diputadas”.

La panista Laura Rojas, expresidenta de la Cámara de Diputados, coincidió en que, incluso desde antes de que empezara la nueva legislatura, se viene advirtiendo que no se ve a las legisladoras articuladas, ni siquiera para pelear la presidencia de las comisiones o el tener mayor representación en la Jucopo y en la Mesa Directiva.

Denunció que la violencia política se encuentra desde el interior de los partidos políticos, pues al final del día los hombres son los que siguen decidiendo quiénes van a ser candidatas y no dejan ejercer el cargo libremente.

“Si tú quieres ser candidata, te tiene que validar un hombre”, remarcó y dijo que por eso se explica que muchas mujeres “sigan siendo disciplinadas al interior de los partidos, porque de eso depende su subsistencia política”.

Uno de los grandes pendientes es ganar no sólo la posición política, sino también el poder, para poder tener autonomía sin pagar costo alguno”.

Villavicencio refirmó: “Tenemos que romper el patriarcado que se expresa claramente en los partidos políticos. También tenemos que tener mujeres al frente de los partidos, que estén comprometidas con romper este tipo de cotos de poder que nos han limitado las participaciones”.

La perredista Vero Juárez lamentó que se esté perdiendo una oportunidad histórica para que las mujeres hagan valer la paridad que hay en San Lázaro, considerando que nada nos debería dividir ni estar más allá de exigir la garantía de nuestros derechos.

“Alcanzamos la paridad numérica y ahora tenemos que luchar para que esa paridad cuente; cumplimos lo cuantitativo y ahora hay que ver cómo logramos lo cualitativo”.

Laura Rojas: “No sorprende que San Lázaro esté plagado de puros coordinadores, sino la falta de articulación de las mujeres, que tienen en sus hombros la responsabilidad del curul que ocupan y para el cual fueron electas”.

Política tributaria con perspectiva de género

Las Rebeldes, que en su momento lograron modificaciones importantes para que el Presupuesto colocara a las mujeres en el centro para el ejercicio de sus derechos políticos, ven con preocupación un abandono hacia ellas.

Por encima de lo que calificó como un “lamentable espectáculo” que se vio durante la aprobación del Presupuesto de Egresos 2022, Lorena Villavicencio afirma que persiste una falta de entendimiento de lo que significa la división de poderes, y no fue la única en lamentar que la Cámara de Diputados claudicara ante sus propias atribuciones en torno al PEF al señalar que las mujeres no son una prioridad.

Martha Tagle estimó que el gasto debe tener una perspectiva de género, porque, explicó, no es lo mismo invertir para todos los ancianos que en aquellas mujeres que llegan a la adultez en otras condiciones, sin protección social, sin pensión, ganando menos, etcétera.

“Los impuestos nos están costando más a las mujeres que a los hombres”.

Violencia y feminicidios

Verónica Juárez planteó que los feminicidios, 11 cada día, deberían ser un motivo suficiente para que las mujeres estemos unidas en torno a lo que se requiere para combatir este lado extremo de la violencia, a la par que condenó el que no exista una política transversal presupuestaria que incluya la prevención, el combate y sanción a dicho delito.

“Los temas de violencia se quieren normalizar desde la propia Presidencia y se invisibiliza con ello a las mujeres”.

Martha Tagle: “Hay quienes vienen alimentando la idea de que vamos a tener una mujer candidata a la presidencia; no basta con que sea mujer, necesitamos que sean mujeres con consciencia de género, comprometidas con esta agenda de la igualdad”.

Finalmente, las cuatro coincidieron en que las mujeres, si queremos, cambiaremos la historia, que la primavera morada de 2020 no ha terminado y que para 2022 regresaremos con más fuerza y retomaremos #UnDíaSinNosotras.

Todas las mujeres debemos despertar, ni la violencia ni la invisibilización la merecemos. “Somos más en número, hagámoslo, hagámonos valer”.

No eres tú, soy yo

El tema no es si México está preparado para tener una presidenta, sino si la mujer en cuestión está dispuesta a dar las batallas por las causas de las mujeres. Para luchar por la igualdad sustantiva y la eliminación de todas las formas de violencia en contra de nosotras. En síntesis, si tiene conciencia de género e inclusión.

COLUMNAS ANTERIORES

¿De qué sí pueden acusar a Milo Lozoya?
Tarjeta del ‘malestar’ le debe a los adultos mayores

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.