Sobremesa

Treinta años de la ‘concertacesión’

En la elección de 1991 compitieron por la gubernatura de Guanajuato Ramón Aguirre, por el PRI; Vicente Fox, por el PAN; y Porfirio Muñoz Ledo, por el PRD.

El próximo 26 de septiembre se cumplen 30 años de lo que llamó en su momento Francisco Cárdenas Cruz, en su columna de El Universal, una “Concertacesión”.

“El secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, le pidió que declinara porque el presidente ‘tenía muchas presiones’ 39. Aguirre ignoró el mensaje, por lo que Salinas, que había trabajado cerca de él en la Secretaría de Programación y Presupuesto cuando el presidente era Miguel de la Madrid, le habló: me pidió que declinara la gubernatura en beneficio del país y que le ayudara a tener acuerdos con el PAN y en el gobierno de Estados Unidos” 40. Aguirre no llegó a tomar posesión y declinó, por lo que el Congreso de Guanajuato nombró a Carlos Medina Plascencia, guanajuatense y una de las figuras del PAN en ese momento, como gobernador interino.

39 En julio de 2011, Ramón Aguirre habló por primera vez sobre los detalles de aquel episodio en una entrevista con César Feliciano de la estación de radio Hit FM Celaya, que fue glosada en el portal Zona Franca, el 15 de julio de 2011.
40 Conversaciones con Otto Granados, agosto 1991.

Así lo describe Raymundo Riva Palacio en la página 36 de su libro Colosio, Crónica del fracaso de un proyecto transexenal.

EL CONTEXTO

En la elección del 18 de agosto de 1991 compitieron por la gubernatura de Guanajuato Ramón Aguirre, por el PRI; Vicente Fox, por el PAN; y Porfirio Muñoz Ledo, por el PRD.

Las urnas dieron por ganador a Ramón Aguirre, con 53.1 por ciento de los votos, y Fox alcanzó un 35.5 por ciento, pero acusó fraude electoral.

Baste recordar que el 29 de agosto el Colegio Electoral de la legislatura local, la cual ya iba de salida, declaró gobernador electo a Ramón Aguirre, pero a los pocos minutos recibió la renuncia irrevocable del mismo. Y fue en la madrugada del 30 de agosto que esta misma legislatura, con mayoría priista, nombra gobernador interino a Carlos Medina Plascencia.

Carlos Salinas de Gortari dijo: “Todos menos Fox”.

“Desde la primera visita que hizo el presidente Salinas a León, en septiembre del 89, él tenía nueve meses, y yo tenía ocho como presidente municipal, publicó un desplegado a plana completa: ‘Señor presidente, los últimos cinco presidentes de la República se han comprometido a ayudarnos a resolver el problema del agua en León, usted lo ofreció en su campaña, ¿usted sí va a cumplir?’, y al segundo día de su visita anuncia que sí nos iba a ayudar”.

“Con decirles que, en su viaje a Guanajuato durante las elecciones del 91, Salinas le preguntó al exalcalde: ‘¿Y usted por qué no se lanzó?’. Le dije, pues porque había otra opción que es Vicente, y pues aparte aquí tengo mi chamba yo, ¿no?, y me dijo ‘pues toda la gente lo quiere’ y le dije ‘pues sí, pero ahí está Vicente, y yo apoyo y respaldo a Vicente’”.

NO ERA LA PRIMERA OPCIÓN

Pese a esto, Carlos Medina no era la primera propuesta de Salinas. Por el contrario, el expresidente planteaba colocar como interino a un magistrado de la Corte, pero Diego Fernández de Cevallos, quien se encontraba en primera fila en los acuerdos con el presidente, junto con don Luis H. Álvarez, y Castillo Peraza, no cedió a las presiones presidenciales. En palabras del exgobernador, le dijo: “Oiga no, la plaza es nuestra y nosotros no vamos a ceder. ¡Cómo que un gobernador interino del PRI!”, “y ahí es donde entonces le hacen la propuesta de que sea yo, sin yo saberlo, o sea eso fue antes de que me buscaran”.

El presidente Salinas, dice: “No me parece mal, está bien, vamos a hacerlo y también le digo, don Luis, que ésta es una de las decisiones más difíciles que he tenido en mi gobierno”.

Medina estaba en Orlando, vacacionando con su familia en Disney, “tras recibir un sinfín de llamadas de la Presidencia, Carlos Rojas, mi papá, mi hermano, Vicente, nada más llego al hotel y le digo a mi esposa, ¿sabes qué?, están pensando en un interinato, si no por qué me buscan”.

¿Y YO POR QUÉ?

Al día siguiente, se regresa y desayunan en lo que hoy es el Camino Real, en frente del aeropuerto, y Vicente le dijo que había que resolver el reto, a lo que Carlos le contesta, ¿y yo por qué? “El entuerto es que había 200 mil votos más para gobernador que para senador y de ahí que Vicente reclamara el fraude”.

Vale la pena recordar que Ramón Aguirre exhortó en dos ocasiones a Fox a abrir los paquetes electorales en la Alhóndiga de Granaditas y una de ellas fue con Jacobo Zabludovsky (q.e.p.d.) en su noticiero 24 Horas, transmitido por Televisa. Y que los panistas siempre han sostenido que no sólo acusaron, sino que acreditaron públicamente el fraude.

Por su parte, Medina Plascencia en reunión con Luis H. Álvarez, le dice: “Muy bien, acepto con una condición, pues no se ha definido cuánto iba a durar el interinato, hasta que no esté la reforma política, hasta entonces se convoca a elecciones extraordinarias. Al día siguiente que vi al presidente Salinas, en Los Pinos, le dije, oiga, pues primero gracias por fijarse en mí, pero creo que hay que hacer una reforma política. ‘Sí, para allá tiene que ir el país’. Entonces estamos en eso, que hasta que no tengamos una reforma política, y no habrá elecciones”. “Sí, ok, va. Cuente conmigo”.

El 25 de septiembre de 1991, inicia la nueva legislatura en el Congreso local de Guanajuato con mayoría priista.

El 26 de septiembre de 1991 protesta al cargo como gobernador interino Carlos Medina Plascencia, ante el nuevo Congreso local, y con la presencia del presidente Carlos Salinas de Gortari.

ESTE DOMINGO HACE 30 AÑOS

Comenzó la era panista en Guanajuato, que ha visto desfilar a seis gobernadores: Carlos Medina Plascencia, Vicente Fox, Juan Carlos Romero Hicks, Juan Manuel Oliva, Miguel Márquez Márquez y, actualmente, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

COLUMNAS ANTERIORES

La omisión y la indiferencia cobran vidas
Libertad para Alejandra

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.