Sobremesa

La CDMX se calienta por minuto

La elección en la alcaldía Álvaro Obregón entre Lía Limón y Eduardo Santillán se calienta por minuto y parece ser que quien lleva la agenda es ella.

La elección en la alcaldía Álvaro Obregón entre Lía Limón y Eduardo Santillán se calienta por minuto y parece ser que quien lleva la agenda es ella, ¡eh!, y en medio está el gran legado, ah no, perdón, el abandono en el que dejó la alcaldía Layda Sansores, porque de su trabajo sólo queda constancia: las escaleras más caras del mundo que no te llevan a ningún lado.

Por cierto, ayer, en la unidad habitacional La Pera, en Xochináhuac, Lía se comprometió con las mujeres, entre otras cosas, a 1.- Recuperar las 40 estancias infantiles que atendían 2 mil niños. 2.- Tarjeta Aliada, apoyo bimensual para las mujeres más vulnerables de la alcaldía. 3.- Créditos y capacitación para las mujeres que quieran emprender un negocio para reactivar su economía. 4.- Iluminar la alcaldía en los primeros 100 días para que sea más segura para las mujeres. Ojo, las mujeres son 52 por ciento de la lista nominal de la demarcación.

LOS PERFILES PESAN…

Lía Limón es abogada de profesión, con mucha más experiencia en gobierno que su contrincante. Baste decir que participó en la formación de los Centros de Justicia de Atención a Mujeres Víctimas de Violencia en las entidades federativas; asimismo, en la creación del número telefónico 01 800 para dar asistencia psicológica y legal a mujeres violentadas. Fue, además, la encargada de echar a andar el Programa Nacional de Estancias Infantiles, con 9 mil 565 estancias en todo el país, las cuales atendían a 330 mil niñas y niños, en lo que se volvió el principal esquema de cuidado infantil en el país, hasta que el actual gobierno federal de la 4T lo desapareció.

SANTILLÁN CON LA CORBATA SUCIA

Lalo Santillán busca gobernar por segunda ocasión Álvaro Obregón, casi una década después de ser jefe delegacional entre 2009 y 2012 y haber sido evaluado como el tercer peor delegado de la CDMX. En la contienda de su partido dejó en el camino a candidatas naturales como la diputada federal Lorena Villavicencio y a Valentina Batres Guadarrama.

Entre sus trapitos al sol más sucios está La Corbata, y no precisamente hablo de la prenda de vestir, sino de un supuesto restaurante-bar que realmente operaba como table dance. Era de todos conocido que se aceptaba a menores de edad y donde salieron a la luz pública actividades ilícitas, como trata de personas y sólo mereció clausura. ¡Así como lo está leyendo!, y no, no vaya a pensar que fue él, porque por mera casualidad, era de su primo hermano.

Ahora bien, como asambleísta local en 2014 del entonces DF, don Lalo presidió la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior, en la que defendió a capa y espada el informe que presentó este órgano sobre la Línea 12 del Metro, y donde se descartó que hubieran irregularidades en las obras, ¡quihúboles! Obvio, sobre la tragedia en Tláhuac no ha dicho ni Pío, ¡ah no!, ése es el hermano de Ya Saben Quién. Ni pío.

NO ME VENGAS CON QUE A CHUCHITA LA BOLSEARON

En esta alcaldía hay un gran descontento por el abandono en el que se siente la base social, los más vulnerables, y aunque no están para saberlo y, porfas, ni le cuenten a Jimmy Pons, director general de Fonatur, pero si pierde Layda Sansores –hay grandes posibilidades– en Campeche el futuro del Tren Maya es aún más incierto, pues la población no lo quiere, prefiere preservar la selva, la fauna y las joyas arquitectónicas de las que vive y se siente muy orgullosa, como Calakmul. Ah, y el lunes no me dejen de leer porque les tengo más información sobre el tren y… cosa rarísima, no es buena.

RATONEANDO

Siguiendo con los tiros en las alcaldías, qué les cuento que Víctor Romo se excusó de participar en el debate que organizó el Instituto Electoral, argumentado que estaban de luto por la tragedia de la Línea 12 del Metro. Sin embargo, me cuentan los vecinos que tampoco quiere ir al debate que moderará mi querido amigo y compañero Sal Camarena, organizado por La Voz de Polanco y el Club de Industriales el próximo martes. ¿La excusa? Asegura que es una trampa de los empresarios para favorecer al PAN. Luego entonces Mauricio Tabe y él sí están en empate técnico. Llama la atención el porqué no quiere dar la cara, el porqué cree que debe ser reelecto como alcalde. ¿A qué le tiene miedo?, ¿a quién le tiene miedo? ¿Y así sueña con ser el próximo jefe de Gobierno? Mmm…

Enfoque de vida: hay quien gana ratoneando, pero sigue siendo el mismo ratoncito, y hay quien puede perder apostando en grande.

POR NO DEJAR…

Ahora que el presidente AMLO anunció que denunciará a Rubén Moreira por recibir dinero de AHMSA, no está por demás recordar que en este espacio le he dado seguimiento a los votos del flamante legislador, quien se veía más moreno que rojo institucional y hasta he preguntado, ¿será que se anda purificando por la cola que le pueden pisar?

O cómo olvidar que en la votación por la Guardia Nacional militar sufragó igual que Morena; sí, a favor, al igual que en la revocación de mandato, prisión preventiva y la del padrón de datos biométricos. Súmele, además, que en votación de la reforma educativa en la que Mario Delgado afirmó que no le dejaron ni una coma de la aprobada en el pasado sexenio, él simple y llanamente se ausentó del Pleno; de igual manera cuando se votó el presupuesto, dándole la espalda a su bancada, presidida por René Juárez. O cómo olvidar que su mujer, Carolina Viggiano, secretaria del PRI, mandó la instrucción de votar a favor del desafuero de Cabeza de Vaca, pero sólo los suyos, no toda la bancada, le hizo caso y menos la bancada local. Así pues, seguro anda allá en Campeche, donde vive desde hace tres meses por la elección, cantando: “Y todo para qué, para qué tanto amor. Para qué ilusionaste, para qué enamoraste mi corazón”, al ritmo de la superbanda Intocable.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

¿Principio del fin del lopezobradorismo?
“No me voy a amparar al fuero de la gubernatura”

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.