Moneda en el Aire

Longevos y con inflación, la peor combinación

Es bueno que la gente viva más, pero también es importante lograr que el dinero para su retiro rinda, por lo que una planeación adecuada es clave.

Los datos de la inflación no son buenos. Como saben en México tocó su mayor nivel en 20 años al ubicarse en 7.05 por ciento en la primera quincena de noviembre, lejos de la meta establecida de 3.0 por ciento con un margen de un punto más o menos según los criterios del Banco Central. Si bien para muchos adultos mayores no es un dato que les asuste –ya que vivieron épocas peores–, sí es un dato que preocupa.

Esta cifra, más allá de preocuparnos en el corto plazo (productos más caros, menos ahorros), es también para pensar en el futuro, un tema por demás bien explicado en el encuentro digital organizado por la Amafore, ya que debe ponernos a reflexionar sobre qué pasará hacia delante de continuar incrementándose este indicador que por mucho tiempo se logró tener en relativo control.

Como bien dijo Sébastien Page, director global de T. Rowe Price, empresa global de manejo de inversiones, sobre el futuro de la asignación de activos y fondos de ciclo de vida a Luis Armando Kuri, director general de Afore Citibanamex, los dos retos hoy para el sistema de pensiones es que las personas viven más (en algún otro panel se estimó en 2050 se vivirá hasta los 100 años) y la inflación.

Si bien es bueno que la gente viva más, también es importante lograr que el dinero rinda durante ese tiempo, por lo que una planeación adecuada del retiro es clave, pero también -comentó Page- está el riesgo de la inflación, el incremento de los precios, algo que está sucediendo en este momento en todos lados, por lo que son claves para planificar no solo de manera individual, sino también para todos ellos que invierten nuestro dinero en hacerlo de la mejor manera para que se den mayores rendimientos, por lo que el reto no es fácil.

En nuestro país el promedio de expectativa de vida es de 75 años, un incremento en la inflación de 3.0 por ciento implica que se debe tener un ingreso 143 por ciento mayor al actual para poder mantener el estilo de vida actual, según los cálculos hechos por el especialista.

Sin duda, la convención que fue gratuita y donde pueden verse muchas de las pláticas en las redes sociales, es una invitación a reflexionar sobre el futuro de las pensiones que queremos y aspiramos a tener, un tema que da para mucho más que hablar, por lo pronto, a hacer conciencia y planificar.

* * *

Y en el otro lado de la moneda, no hay directivo en el sector financiero que no esté sorprendido por la forma en cómo fue echado a un lado Arturo Herrera para dirigir el Banco de México; y es que durante estos meses, y con mucha más intensidad las últimas semanas, se había reunido con prácticamente ya todos los personajes más importantes en el mundo financiero mexicano, tanto de nuestro país como internacionales, para conocer sus visiones del Banco Central, aunque en una que otra reunión, aseguran que dejó claro que no había una buena relación con el actual secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. En fin, hoy ya quedó fuera de ese camino. En cuanto a la designación de Victoria Rodríguez, que también tomó por sorpresa a todos, muy pocos la mencionaron y más por el perfil de designaciones que ha hecho el Presidente anteriormente, pero dado el requisito que se pide de tener experiencia en política monetaria era descartada, pero ya vimos que resultó la propuesta ganadora. Siendo estrictos con lo que indican los requisitos de ley, no los reúne al pie de la letra, pero ya los legisladores se preparan para darle trámite a la nominación, que de ser aprobada y ratificada por los congresistas para dirigir la política monetaria de nuestro país, deben asumir toda la responsabilidad de que hacen lo mejor por todos. El cuidado de la inflación, del sistema de pagos, están en sus manos. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

COLUMNAS ANTERIORES

Pandemia, el evento catastrófico de los seguros
Ten cuidado en ser hackeado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.