Moneda en el Aire

El ABC del ‘lavado’ de dinero

El libro ‘Prevención de operaciones con recursos de procedencia ilícita en México’ puede convertirse en referente para quienes luchan desde distintas trincheras contra ese delito.

En México, según el cristal con que se mire, podemos pasarnos horas en el debate sobre si se ha avanzado mucho o poco en el tema de la prevención de lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. En el sistema financiero se podrá decir que hay avances significativos, pero no así en la economía en general. El alto grado de informalidad en el país provoca que se tenga un ambiente propicio para hacer operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Si bien todas las instituciones financieras por ley deben tener, por ejemplo, un oficial de cumplimiento que les ayude precisamente a detectar cualquier cliente u operación que pueda ser motivo de alarma, todavía en las empresas formales falta mucho por hacer en este tema; por eso, el libro de Sandro García, Santiago Nieto y Karla Valenzuela, Prevención de operaciones con recursos de procedencia ilícita en México llega en un buen momento, y puede convertirse en un libro básico y de referencia para quienes luchan desde distintas trincheras en prevenir que el lavado de dinero siga ganando terreno a nivel nacional.

En México hay alrededor de tres mil 400 oficiales de cumplimiento certificados, es decir, son los que hoy tienen el conocimiento y el aval de las autoridades para cumplir la función de prevenir en las instituciones financieras este ilícito; ellos son los que hacen y revisan los distintos reportes que entregan a la autoridad, y que por cierto, recientemente les hicieron ver que deben ser más precisos. Pero hay un gran universo que aspira a ser oficial de cumplimiento y simplemente no lo logra. Se estima que el índice de reprobados es de 70 por ciento, es decir, siete de cada diez personas que se presentan al examen, no lo aprueban. Por eso quizás este libro, que es muy didáctico, pueda dar cierta luz en el camino.

Sandro García, que tiene más de 25 años en el ámbito académico y es uno de los más reconocidos funcionarios en este tema de la prevención tanto en México como en Estados Unidos, hoy es vicepresidente en esa área de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y aporta esa experiencia en lograr simplificar los conceptos legales que debe entender cualquiera que esté en este ámbito de prevención.

Por cierto, se tardó dos años en elaborar el libro y aunque en un principio se buscó que participara un número más amplio de especialistas, al final con Karla Valenzuela que estuvo en el gobierno federal y actualmente en el área legal de BBVA y Santiago Nieto, más que conocido por todos los casos que ha llevado en esta administración, desglosan algunos ejemplos para que se entienda cómo prevenir en el sector de seguros, fianzas, casas de bolsa, bancos, fintech. En el texto no se analiza la tipología penal, todo el enfoque es preventivo y conceptual.

Eso sí, no espere encontrar formas de cómo lavar dinero, aunque en el gremio haya el dicho de que “un buen preventor es un buen lavador”, pero lo que sí encontrará serán los retos para combatir este delito o prácticas que deberíamos ir adoptando, como en Colombia, por ejemplo, que obligan a todas las empresas que facturan más de 10 millones de dólares de ventas -ojo, no de utilidades, sino de ventas- que deben tener un régimen de prevención del delito. Eso en México no existe y es algo hacia lo que se debe avanzar.

Si usted recibe dinero de manera ilegal y los gasta con amigos, en restaurantes, así sea en la compra de palomitas en el cine, está lavando dinero. No es necesario que lo ingrese en una cuenta bancaria, compre acciones o en un fondo de inversión, así de simple lo explican los autores. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Profesores y estudiantes de medicina, gracias
Las primeras educadoras financieras

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.