Mitos y Mentadas

¿Las armas son el problema? (II)

Los ejecutores de tiroteos estudian a otros autores y modelan sus actos a partir de balaceras anteriores. Muchos se radicalizan en internet por la validación de que asesinar está justificado.

WASHINGTON, DC. En mi artículo anterior hablé sobre las inconsistencias en cuanto al nivel de correlación y causalidad de ser propietarios de armas en Estados Unidos y los disparos en masa.

En esta ocasión quisiera compartir otra mirada para complementar mi argumento de que las armas no son el único problema. Los hombres son más propensos a poseer armas de fuego. Sin embargo, ha habido un sostenido incremento de compra y propiedad de armas por parte de mujeres. Según la Encuesta Nacional de Armas de Fuego 2021, cerca de la mitad de los nuevos compradores de armas en Estados Unidos, desde 2019, han sido mujeres. Un estudio por la Universidad de Harvard (diciembre 2021) concluyó que 42 por ciento de los propietarios de armas son mujeres. Sin embargo, desde 1982 solo ha habido tres disparos en masa liderados por mujeres (ninguno en escuelas). ¿Hay correlación y causalidad entre el género de los propietarios de armas y los disparos en masa? ¿Es solo la disponibilidad de armas la causante? ¿Si les quitamos las armas a los hombres y se les damos solo a mujeres se acabarían estos terribles sucesos?

El Instituto Nacional de Justicia financió una investigación que analizó todos los disparos en masa en EU desde 1966. Entrevistaron a los autores encarcelados, familiares, sobrevivientes y primeros intervinientes. Analizaron la cobertura en medios, redes sociales, manifiestos, notas de suicidas, transcripciones de juicios y los historiales médicos. Su objetivo era encontrar nuevas vías basados en datos para prevenir estos tiroteos. Su investigación reveló que existían cuatro aspectos comunes de casi todos los tiroteos masivos estudiados.

Primero, la gran mayoría de los tiradores experimentaron traumas en su infancia y estuvieron expuestos a violencia a una edad temprana. En segundo lugar, prácticamente todos habían alcanzado un punto de crisis identificable en las semanas o meses previos al tiroteo. Tercero, la mayoría de los tiradores habían estudiado las acciones de otros tiradores, buscando la validación de sus motivos. El miedo y la fascinación de la sociedad por los tiroteos masivos impulsa en parte la motivación para cometerlos. Además este tipo de sucesos se producen en serie. Son socialmente contagiosos. ¿Hay que cambiar la política informativa y el manejo mediático de este tipo de sucesos? ¿Por qué nadie habla de esto? Los autores estudian a otros autores y modelan sus actos a partir de tiroteos anteriores. Muchos se radicalizan en internet en su búsqueda por validación por parte de otros de que su voluntad de asesinar está justificada.

En cuarto lugar, en 80 por ciento de los tiroteos en escuelas, los atacantes obtuvieron sus armas de miembros de su familia.

Otros reportes han señalado que los graves problemas de tensión de clases y brechas sociales tienden a explicar una mayor propensión de disparos en masa (ejemplo: California, Illinois, Texas y Florida). La alta polarización en EU también podría explicar un incremento de los tiroteos en los últimos tres años.

Si solo las armas son el problema, cómo se explica, por ejemplo, que países como Canadá que tiene 34.7 armas por cada 100 habitantes, Holanda 28.8, Suiza 27.6 o Alemania con 19.6, o sea que tienen una quinta o sexta parte de armas per cápita que en EU, solo tienen como máximo dos tiroteos en escuelas (Canadá), uno en Alemania o cero eventos (Holanda y Suiza) contra 288 eventos en EU (World Population Review). ¿Por qué solamente en EU hay tantos tiroteos en las escuelas? ¿Son solo las armas?

Podríamos concluir que, debido a la profundidad, complejidad y multifactorialidad de estos sucesos, de limitar solamente la adquisición de armas sin atender las demás causas, probablemente los hombres con estas intenciones encontrarían otra manera de hacerlo, como vimos en Boston y Nueva York, utilizando bombas o vehículos para atacar a la sociedad.

COLUMNAS ANTERIORES

No entienden nada
¿Las armas son el problema? (I)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.