Perspectiva Global

¿Deberá Banxico elevar la tasa en 75 puntos base?

Victoria Rodríguez y algunos subgobernadores fueron muy explícitos en que elevar la tasa objetivo en 75pb estaba en la mesa, pero solo ‘en caso de que fuera necesario’.

Hace varias semanas comenté en este mismo espacio lo que para mí había significado la incorporación de la palabra ‘contundencia’ en el comunicado de política monetaria (’¿Qué significa la ‘contundencia’ de Banxico?’, 17 de mayo). En mi opinión, la Junta de Gobierno del Banco de México se refería más a tener que elevar la tasa de referencia a un nivel más allá de 8.25 por ciento –que ha sido el nivel máximo desde que Banxico adoptó oficialmente la tasa de política monetaria como instrumento principal–, que a acelerar el ritmo de alza de tasas de 50 a 75 puntos base (i.e. de 0.50 a 0.75 puntos porcentuales). Dos semanas después, retomé el tema para comentar qué tanto creía que se había comentado en las minutas la posibilidad de alzas de tasas más allá de los 50 puntos base o ‘pb’ (’¿Qué tanto señaló Banxico que elevará la tasa en 75 puntos base?’, 31 de mayo). Ahora, tenemos una pieza más del rompecabezas: El informe trimestral. En mi opinión, ni en el documento, ni en la presentación ejecutiva, ni en la conferencia de prensa se mandó un mensaje claro que hubiera consenso en la Junta de Gobierno para elevar la tasa de referencia en 75pb en la siguiente reunión. De hecho, tanto la gobernadora Victoria Rodríguez, así como algunos subgobernadores fueron muy explícitos en que elevar la tasa de referencia en 75pb estaba en la mesa, pero que solo se decidiría hacerlo ‘en caso de que fuera necesario´

Así, lo que considero que significa la frase ‘en caso de que ser necesario’ es: (1) El dato de inflación de mayo se ubicara muy por arriba de lo anticipado y sugiriera que la inflación observada se saldría de la trayectoria proyectada por el Banco de México; (2) si el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) aumenta la tasa de Fed Funds en 75pb esta semana; o (3) si la volatilidad del tipo de cambio peso-dólar aumentaba significativamente, con una tendencia de depreciación del peso, más allá que otras divisas de mercados emergentes. Comenzando con el punto (1), la inflación mensual de mayo –que se dio a conocer la semana pasada–, se ubicó en 0.18 por ciento, ligeramente por arriba de lo que anticipaba el consenso de analistas en 0.16 por ciento. Sin embargo, en el dato anual, la inflación de hecho disminuyó ligeramente de 7.68 por ciento en abril a 7.65 por ciento en mayo. Claramente no se aprecia que estos números hagan que la inflación observada diverja significativamente de la trayectoria proyectada por el Banco de México. En pocas palabras, este punto no se cumplió.

Ahora, pasando al punto (2), mañana sabremos si el Comité de Operaciones de Mercado Abierto del Fed (FOMC) decide aumentar la tasa de referencia en 75pb. En semanas pasadas este escenario se veía muy difícil. Sobre todo que el presidente del Fed, Powell, ha sido muy vocal en que harán 50pb no solo en la reunión de mañana, sino en la siguiente decisión también. No obstante lo anterior, el dato de inflación de Estados Unidos de mayo sí fue una gran sorpresa para todos. El índice de precios al consumidor observó un incremento de 1.0 por ciento en mayo, muy por arriba del 0.7 por ciento que anticipaba el consenso de analistas y con esto, la inflación anual se disparó a 8.6 por ciento, una inflación no vista en Estados Unidos desde 1981. Con este dato, algunos analistas, en particular nuestro equipo de análisis económico de Estados Unidos en Barclays, modificó su expectativa de alza de tasa del Fed para la reunión de esta semana de 50 a 75pb. Así que esta condición sí podría cumplirse.

Ahora, pasando al punto (3), el tipo de cambio peso-dólar había estado operando por debajo de 20 pesos por dólar, en un intervalo relativamente estrecho entre 19.50 y 19.80, de mayo para acá. Todavía el jueves pasado el tipo de cambio ‘fix’ se ubicó en 19.6128 pesos por dólar. Sin embargo, con el mal dato de inflación en Estados Unidos y el cambio de la expectativa de lo que puede hacer el Fed hacia delante provocó que el dólar se fortaleciera más de 4.0 por ciento en menos de tres días hábiles. Ayer el tipo de cambio ‘fix’ cerró en 20.4527 pesos por dólar. Así, considero que la condición (3) sí se está cumpliendo.

De esta manera, lo más factible es que la semana que entra la Junta de Gobierno del Banco de México decida elevar la tasa de referencia en 75pb a 7.75 por ciento. Dos discusiones creo que son pertinentes: (1) ¿Qué mensaje mandará Banxico para las siguientes reuniones en torno a cuánto más hay que elevar la tasa de referencia?; y (2) ¿es necesario llevar a cabo esta restricción monetaria adicional en México? ¿Cuánto más? Pero dejo estas reflexiones para otra ocasión.

* El autor es economista en jefe para Latinoamérica del banco Barclays y miembro del Comité de Fechado de Ciclos de la Economía de México.

* Las opiniones que se expresan en esta columna son a título personal.

COLUMNAS ANTERIORES

Las seis recesiones de México en los últimos 40 años
La confusa interpretación del PIB de Estados Unidos vs. México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.