Perspectiva Bursamétrica

¿En dónde están las tasas de interés neutrales?

En donde sí parece estarse dando un consenso y así lo están descontando los mercados, es que nos hemos enfilado hacia una recesión global.

Los movimientos alcistas en las tasas de referencia de los bancos centrales de EU y de México pretenden llevarlas hacia lo que se considera las ‘tasas neutrales’, un concepto teórico en donde se supone que la tasa de interés permite que la economía crezca a un ritmo tal que no presione a los precios de los bienes y servicios. Un nivel de tasas hipotético en donde la política monetaria no es ni restrictiva ni expansiva.

La Reserva Federal y el Banco de México incrementaron en 75 puntos base su tasa de referencia hace unos días, acelerando su carrera hacia la ‘tasa neutral’. Los datos de inflación siguen saliendo cada vez más altos. En el caso de México, para la primera quincena de junio, la inflación en los últimos doce meses se ubicó en 7.88 por ciento anual, subiendo en sus dos componentes, con un incremento en la inflación no subyacente hacia el 7.47 por ciento anual y un incremento en la inflación subyacente a 9.13 por ciento anual, a pesar del programa antiinflacionario y del enorme subsidio a los precios de la gasolina, gas y electricidad que está haciendo el gobierno federal.

Aunque los mercados financieros globales han tenido un comportamiento tipo yoyo en las últimas jornadas, estamos claramente inmersos en una tendencia de ajuste a la baja en todos los mercados después de la sobrevaluación que alcanzaron ante las políticas monetarias y los programas fiscales extremos que se implementaron desde el arranque de la pandemia en casi todos los países, lo que provocó la ‘gran burbuja’ que sufrieron todos los mercados globales: materias primas, energéticos, metales preciosos, criptomonedas, el dólar, bonos, acciones, bienes raíces. Ahora nos toca ver la era de la ‘gran desinflada’. Los mercados suelen anticipar con mucha exactitud los escenarios económicos, con varios meses de anticipación.

Los escenarios de la inflación global y nacional son altamente inciertos. Dependen de muy diversos factores. (La evolución de la pandemia en el mundo, la guerra de Rusia vs. Ucrania, la evolución de los precios de los energéticos, la normalización de las cadenas globales de suministros, la actividad económica global). Pero en donde sí parece estarse dando un consenso, y así lo están descontando los mercados es que nos hemos enfilado hacia una recesión global. Esta puede tener varias modalidades, desde una recesión ligera, como la que estamos pronosticando para EU en Bursamétrica para el año entrante, hasta un escenario de recesión profunda u otro de estanflación.

Un factor clave, es dónde van a llegar las tasas de referencia de los bancos centrales. En Bursamétrica sostenemos que la Reserva Federal va a tener que llevar su tasa de referencia por arriba de donde lo están descontando hoy en día los mercados financieros. Para esto nos apoyamos en tres principales argumentos:

Se requiere una tasa de referencia positiva para frenar la inflación. Los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed trazaron en su última reunión un escenario de tasas de Fondos Federales futuras todavía muy bajo. Ellos ubican la tasa de Fondos Federales entre 3.5 por ciento y algunos hasta en 4.0 por ciento. El mercado de bonos anticipa un nivel de apenas 3.0 por ciento. Si la inflación futura baja a 7.0 por ciento, lo que hoy no se ve probable, la tasa de 4.0 por ciento sería muy negativa.

La Regla Taylor: El presidente de la Fed, Jerome Powell, declaró que la tasa debería de llegar a un nivel cercano a donde marcan actualmente las interacciones de la Regla de Taylor y que hoy se estiman en 4.92 por ciento anual.

La Regla de Taylor sugiere que cualquier banco central debería aumentar las tasas cuando la inflación está por encima del objetivo o cuando el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) es demasiado alto y por encima del potencial. También sugiere que la Fed debería bajar las tasas cuando la inflación está por debajo del nivel objetivo o cuando el crecimiento del PIB es demasiado lento, negativo o por debajo del potencial de crecimiento económico.

Existe un escenario probable de una inflación creciente, o por lo menos persistente por la permanencia de los factores inflacionarios globales ya enunciados. La inflación global actual es una inflación de demanda y de oferta. No es solo una inflación de costos.

La pregunta esencial es: ¿para controlar la inflación, es suficiente llevar la tasa de referencia al nivel de la tasa neutral? La respuesta es NO. En nuestra opinión las tasas van a tener que ubicarse en el futuro en la zona restrictiva, por arriba de la ‘tasa neutral’. Adicionalmente los principales bancos centrales van a tener que salir a recoger dinero, para reducir la demanda global agregada. Todo esto nos lleva a los escenarios de inflación global.

La Junta de Gobierno del Banco de México lo tiene más claro, o por lo menos es más explícita que el Board del Comité Federal de Mercado Abierto. El nivel objetivo de tasa neutral en Banxico lo están fijando entre 1.8 por ciento a 3.4 por ciento real. Por esta razón ya se está previendo un nivel entre 9.5 a 10.0 por ciento para finales de este año.

El efecto en la economía mexicana ante menos exportaciones manufactureras y agropecuarias, así como un menor flujo de remesas familiares y frente una inversión raquítica, nos puede llevar en México a una recesión más profunda.

El autor es presidente de Bursamétrica.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Prerrecesión o recesión en Estados Unidos? ¿Y México?
¿A dónde nos pueden llevar las políticas monetarias extremas?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.