Perspectiva Bursamétrica

Los principales desafíos para el supersecretario

Algunas de las encomiendas del presidente son: asegurar el equilibrio fiscal hacia 2024, actualización de las cuentas del sector de energía y oportunidades de la banca de desarrollo.

Este miércoles será ratificado por el Congreso el nuevo secretario de Hacienda, el doctor Rogelio Ramírez de la O. Alguien en quien el Presidente está poniendo toda su confianza y sus esperanzas, de que pueda corregir el rumbo y llevar a la economía a tener un mejor desempeño en la segunda mitad del sexenio.

Después de dos declinaciones, nos imaginamos que la aceptación del cargo estuvo sujeta a varios condicionamientos. En general, el poder tener un mayor control sobre distintos factores, razón por lo cual a este nombramiento lo llamamos el retorno del supersecretario, al estilo de otros secretarios de Hacienda que tuvieron muy amplias facultades de gestión.

El secretario habló el día del anuncio de su nombramiento de cuatro encomiendas del Presidente para su mandato:

1. Aseguramiento de un sano equilibrio fiscal hacia 2024. Esta es la tesis principal del Presidente; se puede incrementar sustancialmente el gasto social, si se mantienen finanzas públicas sanas, aunque, como ya lo hemos dicho en varias ocasiones, no es una condición suficiente. Si no hay crecimiento, no hay recaudación de impuestos, y esto nos lleva al endeudamiento, al desequilibrio, a la desestabilización y al caos.

2. Aseguramiento de economías en los recursos públicos. Cuando observo lo que está sucediendo en distintos sectores como en el aeronáutico, el sector salud, el turismo, el financiero, etcétera, no veo fácil que se puedan aplicar nuevas economías. Me parece que el Estado no está dando resultados mínimos aceptables por falta de recursos, de gente y de capacitación.

3. Sano financiamiento y actualización de las cuentas del sector de energía. Este asunto requiere de atención urgente. La deuda financiera conjunta de Pemex y CFE asciende a 135 mil millones de dólares. Los pasivos laborales de ambas compañías son estratosféricos. De resolver este enorme problema depende el grado de inversión de la deuda soberana.

4. Oportunidades de la banca de desarrollo. La banca de desarrollo ha estado olvidada desde hace varias décadas. Su potencial está totalmente desperdiciado. El hecho de que la intermediación financiera de la Banca de Desarrollo cuente como déficit fiscal ha agravado el problema. Este factor puede ser muy relevante si se logra que los Bancos de Desarrollo puedan cumplir su función para lo que fueron creados originalmente hace nueve décadas, liberándolos de su triple regulación, su falta de capital y su débil gobierno corporativo.

En adición a estas encomiendas, a nuestro juicio, el secretario tendrá que enfrentar los siguientes principales desafíos:

1. Dotación de recursos para el mantenimiento de las escuelas públicas.

2. Resolver lo antes posible las carencias de equipamiento médico y la escasez de medicamentos.

3. Lograr una reforma fiscal que incremente el potencial de recaudación de ingresos sin aumentar impuestos, disminuyendo la economía informal y las posibilidades abiertas de elusión.

4. Afrontar un entorno difícil en las condiciones financieras internacionales, ante el próximo tapering y un eventual inicio del ciclo alcista de las tasas de interés internacionales con una fuerte salida de capitales de los mercados emergentes.

5. Restablecer el clima de confianza para incrementar el gasto de inversión, a pesar del discurso en contra de la empresa, de la iniciativa privada, de la inversión y del empleo, en un ala del gobierno.

6. La recurrente falta de respeto al Estado de derecho en la administración en general.

7. Revisar las regulaciones del sector financiero para generar una mayor competitividad en el mercado financiero, y que el crédito no sea un obstáculo para el desarrollo.

8. Reforma profunda al mercado bursátil para propiciar un mercado de capitales más competitivo.

9. Transformar la administración del sector público federal, sus agencias y a las empresas productivas del Estado hacia la adopción de los principios ESG de sustentabilidad ambiental, social y de gobernanza.

10. Cómo afrontar los efectos de los desastres naturales sin un fondo de reserva.

11. Revisión profunda urgente de los sistemas de pensiones. Pemex, CFE, IMSS como patrón, ISSSTE, fondos de pensiones de los estados, de las Fuerzas Armadas, de las Universidades Públicas.

12. Cómo resolver las amortizaciones de la deuda externa de Pemex.

13. Cómo mantener el precio de las gasolinas sin crecer a precios constantes.

14. Cómo cubrir eficientemente los riesgos en las variables volátiles que nos afectan.

15. Concretar la inversión de los proyectos insignia de este gobierno.

El autor es presidente de Bursamétrica.

COLUMNAS ANTERIORES

Una comparación de las crisis inmobiliarias y Evergrande
Cuba libre, ¿cuándo?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.