Coordenadas

Línea 12: cinco preguntas incómodas

Hay más preguntas que respuestas respecto al caso de la Línea 12 y algunas son incómodas y políticamente incorrectas.

Tras la información que conocimos esta semana, hay más preguntas que respuestas respecto al caso de la Línea 12 y algunas son incómodas y políticamente incorrectas.

Van apenas algunas.

1.- Si el problema es “estructural”, como señaló el dictamen preliminar, ¿será posible volver a usar el tramo del viaducto elevado de la Línea 12 del Metro o deberá reconstruirse por completo?

Si resulta cierto que el problema es estructural, derivado de deficiencias del proceso constructivo, como se advierte en el dictamen preliminar de la empresa DNV, ¿quién nos asegura que las deficiencias detectadas en la zona colapsada no están en toda la construcción? Si los problemas de deficiencias de soldadura, falta de pernos y diferentes tipos de concreto fueron la causa del colapso, entonces, la conclusión lógica sería que el riesgo de colapso es generalizado. O hay un problema con el diagnóstico o hay que irse olvidando de ese tramo de la Línea 12.

2.- ¿No es que se está dando acaso una respuesta general a un hecho específico?

La metodología descrita por DNV señala que la primera fase de la investigación fue para recabar la información técnica, la documentación fotográfica y el conjunto de evidencias necesarias para documentar la opinión independiente. El producto de esta fase es un predictamen o dictamen preliminar, fue un reporte entregado al gobierno de la Ciudad de México el lunes pasado. De acuerdo con la metodología señalada en el propio documento, será hasta la segunda fase en la que se pueda determinar la posible causa inmediata del colapso. El reporte será entregado el lunes 14 de julio.

La tercera fase incluye el análisis de la causa raíz y las posibles medidas correctivas para evitar otro hecho semejante. Este reporte se entregará el 30 de agosto.

La propia metodología indicada en el reporte señala que será hasta la mitad de julio cuando se tenga identificada una causa específica del colapso. ¿Por qué no fue especificado lo anterior en la comunicación realizada por el gobierno de la CDMX? ¿Había un objetivo político en presentar el reporte preliminar?

3.- ¿Qué hará el comité técnico para la rehabilitación de la Línea 12?

El miércoles pasado se presentó un comité técnico de seis expertos para entregar en un mes un proyecto ejecutivo para la rehabilitación de la Línea 12. Pero, ¿no deberá tenerse primero el reporte de DNV con la identificación de la “causa raíz” y las propuestas correctivas? Ese reporte se tendrá solo al finalizar agosto, pero el proyecto ejecutivo de la rehabilitación se supone que estaría para mediados de julio ¿No revela esta contradicción que la formación de este comité es más bien un mero gesto político?

4.- ¿Se realizó un cambio de última hora en el dictamen que se presentó públicamente?

El calendario de la empresa señala que el dictamen preliminar se entregó el lunes 14 de junio. El Financiero tuvo acceso a un reporte que, además del tema de los pernos y soldaduras, señalaba como línea de investigación el efecto sobre el concreto de la vibración derivada de la interacción vía-tren, sobre todo en los primeros años de operación, así como las deficiencias en el mantenimiento de la obra civil. ¿Se eliminaron esas líneas de investigación luego de que el gobierno de la CDMX conoció el documento?

5.- ¿Cuál fue el procedimiento de contratación del experto independiente (DNV)?

Sin prejuzgar sobre las calificaciones de la empresa DNV para investigar un colapso ferroviario, su especialidad está en el sector de la energía, según revela ella misma. La titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC), Myriam Urzúa, declaró públicamente el 5 de mayo que se había contratado a DNV para hacer la investigación. El colapso se produjo el lunes 3 de mayo por la noche y dos días después ya se conocía quién haría la investigación. En la descarga de responsabilidades que aparece en el documento del dictamen preliminar, la empresa señala que el análisis se realizará sobre la base de la información entregada por la SGIRPC, quien se responsabiliza de la “exactitud e integridad” de la información proporcionada. ¿No genera este hecho desconfianza?

Lamento incomodar con estas preguntas. Y hay más.

Consulta más columnas en nuestra versión impresa, la cual puedes desplegar dando clic aquí

COLUMNAS ANTERIORES

Que no lo engañen las cifras económicas
Una ‘Comisión de la Verdad’ en el futuro juzgará la estrategia contra el COVID… y varios van a acabar tras las rejas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.