De Jefes

Viajes aéreos internacionales recuperan fuerza

La última semana de enero presentó un incremento de 38 por ciento en la venta de boletos frente al mismo periodo de 2019, previo al COVID.

Durante la primera semana de febrero, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), encontró que la venta de boletos de viajes internacionales en avión mostró una recuperación al ubicarse 49 por ciento arriba de la misma semana de 2019, es decir, previo al COVID, mientras que en la última semana de enero el alza fue de 38 por ciento frente al mismo periodo de 2019.

“La normalización del tráfico aéreo está tomando impulso. Los viajeros vacunados tienen menos problemas para viajar a muchos otros países que hace unas semanas, lo que está mejorando la confianza para las reservas. ¡Una excelente noticia! Pero debemos darnos prisa en el proceso de eliminación de las restricciones de viaje. Si bien el progreso reciente es impresionante, aún estamos lejos de alcanzar los niveles de conectividad de 2019″, dijo Willie Walsh, director general de IATA.

La mejora de 11 puntos porcentuales entre la última semana de enero y la primera de febrero es el crecimiento más rápido registrado en un periodo de dos semanas desde el comienzo de la crisis.

“Este impulso en la venta de billetes se produce ante la decisión de un número cada vez mayor de gobiernos de relajar las restricciones fronterizas. El sondeo de IATA sobre las restricciones de viaje en los 50 mercados de viajes aéreos más importantes revela el aumento de los viajeros vacunados a los viajes internacionales sin restricciones”, aseveró la agrupación.

Actualmente, de acuerdo con los datos levantados por la IATA, 18 mercados no exigen cuarentena ni pruebas de diagnóstico a los viajeros vacunados; 28 mercados no exigen cuarentena a los viajeros vacunados –incluidos los 18 mencionados al principio– y 37 mercados aplican diferentes medidas, de los cuales 18 no tienen restricciones. Buenas noticias para el sector.

Prevén alza de hasta 43% en ‘crowdfunding’ inmobiliario

La plataforma mexicana de crowdfunding inmobiliario, Briq, planea incrementar hasta en 500 millones de pesos el fondeo colectivo para el desarrollo de proyectos inmobiliarios en México y Estados Unidos este año, cifra que representa un alza de casi 43 por ciento respecto a los 350 millones fondeados sólo el año pasado.

Alberto Padilla Luengas, CEO de Briq, detalló que la pandemia ha hecho que más inversionistas, no sólo mexicanos, sino grandes inmobiliarias, volteen a buscar en la plataforma de fondeo colectivo una nueva opción de financiamiento para el desarrollo de obras y grandes proyectos afectados por la pandemia.

“Si en 2021 fondeamos 350 millones, tenemos que buscar por lo menos tirarle a los 450 millones en 2022 con el mismo crecimiento orgánico, si todo se mantiene normal estemos tirándole a los 450 o 500 millones de pesos fondeados en el año y estaríamos tirándole a los 8 mil o 10 mil inversionistas nuevos”, aseguró.

Comentó que el año pasado fue un periodo histórico para Briq, ya que logró fondear más de la mitad en proyectos inmobiliarios respecto al total de inversiones realizadas en los últimos seis años, además de haber alcanzado a más de 6 mil nuevos inversionistas interesados en la plataforma.

“Cerramos el año arriba de 350 millones de pesos fondeados sólo en 2021, llevábamos acumulados 540 millones fondeados, entonces quiere decir que 65 por ciento de lo que habíamos fondeado históricamente en seis años lo fondeamos en uno solo, fue bastante bueno para nosotros”, dijo.

Agregó que la firma ha hecho crecer el modelo de alcance del crowdfunding de Briq hacia Estados Unidos, principalmente en Florida y Nueva York, en un proyecto de hotel y el otro de locales comerciales, permitiendo a inversionistas mexicanos llevar su capital a desarrollos inmobiliarios fuera del país.

COLUMNAS ANTERIORES

Juul, ¿cerca de la bancarrota?
Forever 21 ¿toca la puerta de Suburbia?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.