De Jefes

Rivian supera el valor de GM y de Ford

Registró un incremento de 29 por ciento en su debut comercial ayer en el mercado de valores para cerrar el precio de su papel en 100.73 dólares por acción.

Ayer, por primera vez comenzó a cotizar en el mercado de valores de Estados Unidos la productora de vehículos eléctricos Rivian, convirtiéndose en una de las Ofertas Públicas Iniciales (OPI) más grandes en la historia de la Unión Americana, al alcanzar un valor de mercado de 90 mil millones de dólares, con lo que superó el valor de capitalización de GM y Ford, de 86 mil 311 millones y 78 mil 200 millones de dólares, respectivamente.

El fabricante de automóviles con sede en Irvine, California, que comenzó las entregas de camionetas pickup eléctricas hace sólo unas semanas, registró un incremento de 29 por ciento en su debut comercial ayer en el mercado de valores para cerrar el precio de su papel en 100.73 dólares por acción.

Aunque la participación en el mercado de vehículos eléctricos de Rivian, fundada por R.J. Scaringe, es pequeña en comparación con el 17 por ciento de mercado que tiene Tesla o el 12 por ciento que ostenta NIO, uno de los mayores productores de vehículos eléctricos de China, los expertos prevén que los números podrían crecer exponencialmente.

Se prevé que si Rivian alcanza todas sus metas de producción, el patrimonio de Scaringe alcanzaría 14 mil millones de dólares, con lo que entraría en la categoría de las 160 personas más ricas del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

La participación relativamente pequeña que tiene Scaringe en la empresa que fundó es en parte el resultado de obtener capital de inversores externos muchas veces, a diferencia de Elon Musk, que ya era rico por la venta de PayPal a eBay por mil 500 millones de dólares, mientras que el fundador de Rivian en su momento tomó una hipoteca sobre su casa para recaudar efectivo.

Mayor probabilidad de ciberataques en el Buen Fin

De acuerdo con la Concanaco, que preside Héctor Tejada Shaar, este año se espera que 40 por ciento de las compras y las ventas del Buen Fin se realicen mediante el comercio electrónico, lo cual casi duplicaría la participación de 21.23 por ciento que tuvo en e-commerce durante el año pasado en plena pandemia.

Por otro lado, de acuerdo con PayPal, 54 por ciento de los consumidores mexicanos considera a su teléfono inteligente como el dispositivo favorito para realizar sus compras en línea. Si bien estas son buenas noticias para seguir impulsando la transición digital y el comercio electrónico, la realidad es que también implica mayores riesgos de ciberataques.

Recordemos que, en su más reciente estudio, KIO Networks, de Sergio Rosengaus, junto con Endeavor y PayPal, evidenció que 65 por ciento de las empresas enfocadas al e-commerce y fintech sólo destina entre 1 y 5 por ciento de su presupuesto total a la ciberseguridad. Todo lo anterior ha obligado a las empresas, bancos y también consumidores, a tomar medidas ante los riesgos de un ataque cibernético en el Buen Fin. Tome nota.

El Osito gana tres premios AMCO

Grupo Bimbo, al mando de Daniel Servitje, fue reconocido con tres premios AMCO por parte de la Asociación Mexicana de Comunicadores, que distingue anualmente las mejores prácticas de comunicación realizadas por las empresas.

Las categorías reconocidas fueron su labor de comunicación ante la crisis generada por la pandemia por Covid-19; su estrategia digital ‘Mes de la Mujer Bimbo’, con la cual dio a conocer, a través de todas sus redes sociales globales, la importancia del talento femenino dentro de la empresa, y su campaña de comunicación interna ‘Despensatrón’ con formato de rally digital, el cual fue un programa que invitó a sus colaboradores a donar y así apoyar a las familias mexicanas que fueron afectadas por la crisis económica derivada de la pandemia por Covid-19.

De jefes  Opine usted: empresas@elfinanciero.com.mx

COLUMNAS ANTERIORES

Proptech se prepara para salir a la bolsa
México es el quinto consumidor per cápita de cárnicos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.