De Jefes

Inicia mudanza a México Stanley Black & Decker

La empresa busca construir una base de suministro importante en el país para trasladar más producción de China.

Recordará que con el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (TMEC) se habló de las oportunidades que se abrirían para que México pudiera atraer inversión extranjera, e incluso sobre la posibilidad de mudanza de algunas líneas de producción de China a ‘suelo azteca’.

Una empresa que ya dio el primer paso en este sentido es la productora de herramientas para industrias como la construcción, entre otras, Stanley Black & Decker.

En conferencia, James M. Loree, presidente y CEO de la firma, dijo que a inicio de 2021 comenzaron operación dos nuevas fábricas en México y una adicional en Fort Worth, Texas, las cuales les permitirán hacer una “reconstrucción del inventario” de varios de sus productos en el mercado de Norteamérica.

Lee Mcchesney, vicepresidente de finanzas corporativas, resaltó que la empresa busca construir una base de suministro importante en México para trasladar más producción de China a México. Así la empresa comienza a decirle adiós a China y hola a México.

Jubilación de un millonario

Seguramente escuchó hace unos días que varias empresas del Grupo Bal, como son Grupo Palacio de Hierro, Profuturo, Fresnillo PLC e Industrias Peñoles anunciaron un cambio en su consejo de administración.

El cambio obedece a que Alberto Baillères González, reconocido como el cuarto millonario más grande de México, por debajo de Carlos Slim, Germán Larrea y Ricardo Salinas Pliego, según datos de Bloomberg, dejó el puesto de presidente de consejo de administración de todas las empresas donde tiene participación accionaria para ocupar el cargo de presidente honorario vitalicio, lo que significa que se jubila.

El empresario originario de la Ciudad de México y con 89 años de edad, decidió dejar el puesto a su hijo mayor Alberto Baillères Gual, quien a sus 60 años tendrá que dirigir la transformación de uno de los conglomerados industriales y comerciales más importantes del país, justo en un proceso retador de ‘nueva normalidad’ ante la pandemia.

Personas cercanas a la empresa aseguran que la jubilación del millonario no tiene que ver con temas de salud, sino que se trata de un merecido descanso para el ganador de la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República en 2015. Lo que es un hecho, aseguran, es que Baillères González se encuentra muy sano, pero consideró que ya era hora de un merecido descanso tras muchos años de arduo trabajo.

Kimberly Clark subirá precios

Hace tiempo en esta columna le comentamos de varias empresas que analizan incrementar los precios de sus productos por el encarecimiento de materias primas, sume a ellas a Kimberly Clark.

La empresa productora de papel higiénico, pañales y toallas femeninas considera que todavía tendrá una base de comparación compleja este año, frente a la primera mitad del 2020, debido a las compras de pánico que se llevaron a cabo cuando arribó a México la pandemia por Covid-19.

Resulta que, para hacer frente a este escenario, la firma de las marcas Pétalo, Suavel, Huggies, Kotex, entre otras, que preside Claudio X. González Laporte, analiza realizar incrementos en precios para sopesar la comparativa del volumen de ventas contra el 2020, además de enfrentar el encarecimiento en los precios de las materias primas.

Por lo pronto, la empresa asegura que vigilará de cerca el alza en sus precios, para identificar la reacción de sus consumidores y de la competencia, sobre todo en el canal del comercio electrónico, donde jugadores como Amazon y Mercado Libre ya aportan aproximadamente 2.5 por ciento de los ingresos de la compañía.

Sobre los estragos en la producción y comercialización de sus productos en EU por las nevadas de febrero, Kimberly Clark calcula que el costo para la empresa fue de 130 millones de pesos.

COLUMNAS ANTERIORES

Chedraui expandirá el club de precios Smart & Final en México
México ama la McRib

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.