Confidencial

La rebelión de los marcelistas

Un grupo de al menos 80 diputados del partido guinda alista una denuncia por el presunto desvío de recursos públicos y uso de programas sociales a favor Claudia Sheinbaum.

La corcholata rebelde, Marcelo Ebrard, mostró músculo para dejar claro que no está solo, y de paso subir el tono de la presión a Morena, al presidente López Obrador y a sus contrincantes en la interna morenista. Un grupo de al menos 80 diputados del partido guinda alista una denuncia por el presunto desvío de recursos públicos y uso de programas sociales a favor de la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México ,Claudia Sheinbaum. Los legisladores también preparan una carta dirigida al primer mandatario para informarle lo que está sucediendo, por aquello de que igual no se ha enterado. Ahora sí se pone bueno un proceso que empezaba a provocar más de un bostezo.

La carta de la ‘violencia de género’

Desde el otro frente, el colectivo Mujeres Morena República, que apoya fielmente a la corcholata consentida de Palacio, acusó al excanciller de cometer “violencia de género” por la “campaña negra” que está llevando en contra de Sheinbaum Pardo. De todas las cosas que lo podían acusar, consideran algunos, escogieron una que no tiene pies ni cabeza. Para defender primero hay que entender el problema.

Regaño a Noroña: ‘Calladito se ve más bonito’

Duro reclamo le hicieron ayer, desde Morena, apoyadores de Marcelo Ebrard a Gerardo Fernández Noroña, aspirante presidencial del PT, por sus declaraciones en contra del excanciller. “Este señor ha vivido de la izquierda durante años y cuando no le ha gustado o no le ha parecido, lo primero que hace es ir a llorar, como lo hizo esta última vez para ser parte de este grupo de corcholatas. Y yo le digo a Noroña que ‘calladito se ve más bonito’. Es un hipócrita y lo digo con conocimiento de causa y que mejor se calle”, le refutó la diputada trans de Morena Salma Luévano.

El olvidadizo Adán Augusto

A quien también le tocó un rozón, tras pintar su raya respecto de los reclamos de Ebrard, fue al exsecretario de Gobernación Adán Augusto López. El equipo del excanciller le recordó cuando denunció que “Luis Miguel Iglesias, delegado regional de la Secretaría del Bienestar en Tamaulipas, andaba a unas cuadras de aquí hace un rato, repartiendo despensas para que la gente no viniera a esta asamblea informativa”. Si bien la corcholata tabasqueña culpó entonces al gobernador Américo Villarreal, la guerra sucia morenista quedó en evidencia.

Se amarra’ el PRI con Beatriz Paredes

Dicen legisladores en el PRI que “se cerró la competencia y están iguales Beatriz Paredes y Xóchitl Gálvez”. Eso quiere decir, aseguran, que “el PRI ya se amarró” y “cualquiera de las dos puede ser la candidata” del Frente opositor y “ganar la Presidencia en 2024″. Tan es así, que ayer Alito Moreno difundió profusamente en sus redes sociales un encuentro de los 32 dirigentes estatales con la senadora Paredes para “cerrar filas”. Y, sobre todo, destacó que “ningún priista ha denostado el proceso interno del FAM”. “Beatriz Paredes es una gran priista que ama a México, que toda su vida ha luchado por el país y que desde el partido ha construido una fuerza dispuesta a darlo todo por la nación. Vamos con toda la fuerza del priismo para respaldarla en el proceso del Frente Amplio por México”, celebró. Y eso que se trata de un proceso “ciudadano”.

Cifras alegres sobre seguridad chocan con la realidad

Los gobiernos de la ‘4T’, federal y locales, como el de CDMX, pregonan la baja en la incidencia de delitos, pero en la calle la realidad es otra. En un hecho sin precedentes, hay un alza de 29 por ciento en la venta de vehículos blindados, según cifras de la Asociación Mexicana de Blindadores de Automotores (AMBA) dadas a conocer ayer, y esto, según la propia asociación, no tiene otra explicación que el incremento considerable en los niveles de inseguridad en el país. Así o más claro.

COLUMNAS ANTERIORES

Fallaron las quinielas en Cultura
Los ‘nacos’, la nueva bancada en el Congreso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.