Confidencial

Demandan a AMLO parar la agresión a periodistas

Comunicadores de muy diversas procedencias y signos se han unido para demandar que se ponga un alto al clima que propician los ataques a comunicadores.

El atentado en contra de Ciro Gómez Leyva marcó un antes y un después. El gremio se ha unido en una sola voz, no sólo demandando que se esclarezca el hecho, sino exigiendo al presidente López Obrador que cese su sistemática agresión en contra de periodistas. En el desplegado que hoy se publica en diversos medios, comunicadores de muy diversas procedencias y signos se han unido para demandar que se ponga un alto al clima que propician los ataques. Veremos si en Palacio Nacional hay el mínimo de sensibilidad o si continúa la descalificación generalizada.

Baño de… ¿pueblo?

No cabe duda de que al presidente Andrés Manuel López Obrador le gusta ser apapachado por la gente, y otra muestra de ello es que ayer perdió casi 18 minutos en la reunión con legisladores en departir besos, saludos y selfies. Aunque, como parte del acto protocolario, la voz institucional anunciaba a los integrantes del presídium, algunos seguían apapachando al mandatario, como fue el caso de Miguel Torruco Garza y Mario Delgado. ¿Cuenta como baño de pueblo si los ahí presentes se dicen representantes del mismo?

Torruco, de quedabién a quedamal

Y hablando del júnior, tremendo papelón el que hizo el diputado federal de Morena e hijo del secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués. Y es que, sin autorización del autor y con fines de quedabién, utilizó una fotografía de la marcha pro-AMLO del 27 de noviembre pasado. Luis Antonio Rojas, autor de la imagen, narró que el diputado lo buscó para comprarla, imprimirla y regalársela a su gurú, el presidente López Obrador. A Torruco se le hizo caro el precio y por ello se fue por la libre. Ayer, durante la reunión del mandatario con legisladores, en Palacio Nacional, el diputado entregó la fotografía en gran formato al titular del Ejecutivo. Quería quedar bien, pero quedó muy mal.

De Partido Verde a partido invisible

Las decisiones internas del Verde Ecologista son tan equis que pasan desapercibidas, incluso entre sus aliados, pues ayer Mario Delgado, líder nacional de Morena, mostró desconocimiento de la postura del partido de ir solo para las elecciones de 2023. “¿Eso dice el Verde?”, comentó a la prensa cuando se le preguntó si se mantendría el trabajo conjunto en la actividad legislativa, pero no así para los comicios de Coahuila y el Estado de México.

Dura prueba, hasta para el Niño de Atocha

Luego de ser excluido de la fiesta de legisladores morenistas con el Presidente, Ricardo Monreal se fue a su tierra para visitar, primero, al Santo Niño de Atocha, como –dijo– lo hace cada año, desde el 19 de diciembre hasta finales de año, en compañía de su familia, amigos y conocidos, y segundo, “he venido también a solidarizarme con Zacatecas, en estos momentos difíciles, donde la seguridad pública es indispensable. Ni nos vamos a rajar ni nos vamos a dejar”, le dice a una persona antes de concluir el video. ¿Cree usted en los milagros?

De autónomos a autónomos

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales aprobó, ayer, la designación de Sergio López Ayllón y de María Esther Azuela para integrar el comité técnico de evaluación encargado de valorar a quienes aspiran a ocupar las próximas vacantes en el Consejo General del Instituto Nacional Electoral. A diferencia del ruido, por decir lo menos, que causó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, debido a la falta de experiencia en materia electoral de los perfiles que aportó y, sobre todo, de su militancia o cercanía con Morena, la propuesta hecha por el INAI no tuvo objeción por las credenciales profesionales de los propuestos. Eso sí, ninguno está certificado en “yoga de la risa”, como Socorro Puga Luévano, propuesta por la CNDH y que ni siquiera terminó su carrera universitaria.

COLUMNAS ANTERIORES

Fallaron las quinielas en Cultura
Los ‘nacos’, la nueva bancada en el Congreso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.