Confidencial

La mano de Zaldívar en la Judicatura

Alejandra Spitalier es una de las personas más cercanas al ministro Arturo Zaldívar, quien está haciendo promoción para que ocupe el asiento que en el Consejo de la Judicatura.

Mucho ruido está ocasionando en círculos judiciales la promoción que realiza el ministro presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, de Alejandra Spitalier, para que ocupe el asiento que en el Consejo de la Judicatura dejó vacante la hoy ministra Loretta Ortiz. La razón es que, de los siete miembros del consejo, uno es el propio presidente de la Corte. Otros tres son designados por el pleno de la Corte. Se trata de Alejandro González, Sergio Molina y Lilia López. Dos más son nombrados por el Senado (entre ellos la posición vacante) y uno más por el Presidente. Es decir, la Corte, y especialmente quien será su presidente solo hasta diciembre, ya tiene tres magistrados. Lo que preocupa de Spitalier, actual secretaria general de la presidencia de la Corte, es que ha trabajado con Zaldívar desde el año 2002 y es una de las personas más cercanas al ministro. Si el Senado la designara, se romperían los equilibrios que el Legislativo buscó en la composición del Consejo de la Judicatura.

Los gobiernos de izquierda y los derechos humanos

El presidente de Chile, Gabriel Boric, declaró durante el Foro de Líderes Mundiales de la Universidad de Columbia, en Nueva York, que “el respeto a los derechos humanos no puede tener doble estándar”. El flamante mandatario abundó: “Realmente me enoja cuando eres de izquierda y entonces condenas las violaciones de derechos humanos en Yemen o El Salvador, pero no puedes hablar de Venezuela o Nicaragua”. ¿Les habrá quedado el saco en la 4T?

Adán, en el Senado

En el Senado, se prevé que, mañana en la sesión ordinaria, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, comparezca como parte del análisis del cuarto Informe de Gobierno de López Obrador. Será interesante escuchar las respuestas del responsable de la política interior a las preguntas de la oposición, quienes la semana pasada lo acusaron de “presionar” para que votaran a favor de la reforma militarista. Eso sí, quien plantará a los senadores será la tía Tatis Clouthier, secretaria de Economía, pues reagendó la comparecencia programada para este lunes.

Le meten ritmo a la precampaña

Las corcholatas presidenciales de Morena estuvieron muy melódicas en el fin de semana. Por un lado, Claudia Sheinbaum, con su concierto del populachón Grupo Firme. En tanto, Marcelo Ebrard, aunque lejos de México, musicalizó sus redes con Los Temerarios, Los Cadetes de Linares y también entró en mood millennial con Dua Lipa. Ricardo Monreal, más auténtico, se fue de concierto a escuchar a sus paisanos y buenos rockeros Enjambre.

Autosuficiencia tecnológica

Lo critica mucho, pero algo podría aprenderle. Ayer Lorenzo Córdova, titular del INE, evidenció que él graba solito sus videos domingueros, pues olvidó cortar la parte en la que apaga la cámara, y no como el presidente López Obrador, quien siempre requiere ayuda para grabar sus clips para sus “benditas redes sociales”.

Jaleo en Toluca

En el Estado de México está sucediendo algo muy raro. Y es que algunos medios locales están ventilando datos de una investigación por parte del Órgano Superior de Fiscalización, aun cuando, por ley, los datos de una actuación así deben ser resguardados, tanto por la auditoría estatal como por las partes. Un análisis preliminar apunta a que las filtraciones vienen del actual gobierno de Toluca, que encabeza el aliancista Raymundo Martínez Carbajal. Voces toluqueñas dicen que, debido a la falta de resultados y con tal de distraer la atención de la presión social de la capital por falta de bacheos y el alza en la inseguridad, ha sido capaz de difundir dichos datos preliminares financieros del edil morenista anterior, Juan Rodolfo Sánchez Gómez.

COLUMNAS ANTERIORES

Confianza tricolor en el INE
¿Extinción?... por reforma al Poder Judicial

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.