Confidencial

Despunta el ‘contraparlamento abierto’

Estuvieron representantes de FEMSA, DeAcero, Xignux, GIMSA, Ternium, entre otros, para argumentar las consecuencias que tendrá si se aprueba la iniciativa como la promueve AMLO, señala Confidencial.

Mientras varias empresas de altos vuelos, como Iberdrola, le hacen el feo a los foros sobre la reforma eléctrica organizados en San Lázaro, “el ejercicio de ‘contraparlamento abierto’” del PRI en Monterrey –como le denominan en Morena– tuvo mucho eco y allá sí acudieron. Ahí estuvieron representantes de FEMSA, DeAcero, Xignux, GIMSA, Ternium, entre otros, para argumentar las consecuencias que tendrá si se aprueba la iniciativa como la promueve AMLO. Con 39 ponencias en cinco temas sólo en su primera etapa, acudieron también académicos, miembros de clústeres de temas energéticos, diputados, funcionarios de la CFE, políticos, alcaldes. Todo apunta a que habrá más en otros estados, anticipan. ¿Será por la importancia que tendrá el voto del PRI?

Los “mensajeros indeseables”

Fuertes fueron las críticas este fin de semana del jefe de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier, al recibir la respuesta negativa de la firma española Iberdrola para asistir a los foros de debate de la reforma eléctrica. “La verdad desnuda lastima las mentiras bien vestidas de las empresas eléctricas”, recriminó. Y le advirtió: “Es el tamaño de sus miedos” y “no queremos más enviados ni mensajeros”, “queremos que los verdaderos dueños y directores de empresas demuestren que no obtienen jugosos negocios”. Allí queda.

Clima político

El presidente López Obrador está a dos rayitas de refrendar la idea de Abelina López, alcaldesa de Acapulco, en el sentido de que “la calor” propicia crímenes. Y es que ayer el mandatario confesó que él sí cree que el clima y vivir en la costa influye en el determinismo político, y por eso tanto en Tabasco como en Guerrero el conservadurismo no tiene margen de acción.

Relaciones institucionales

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, fue cuestionada en torno de la alcaldesa de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, quien presuntamente agredió y privó de la libertad a dos agentes de la Policía Auxiliar. “Oiga, y ¿qué piensa de que Cuevas sigue lastimando o agrediendo a personajes de la vida política…?”, se le cuestionó: “Pues ella así es, ya es un asunto de ella”, respondió. No obstante, admitió que evalúa dialogar con la alcaldesa: “Ya vamos a ver”, dijo la suspirante presidencial, aunque ya había declarado que este tema es exclusivamente judicial.

Operación salvavidas

Y hablando de suspirantes, el que ayer de nueva cuenta puso sobre la mesa la labor realizada desde la Cancillería fue Marcelo Ebrard. El secretario subió a redes un video editado de su diálogo con mexicanos en Ucrania. Sin embargo, más que el diálogo propiamente, lo que se observa es una serie de fragmentos de testimonios de paisanos que se deshacen en agradecimientos hacia el funcionario y la SRE por la atinada decisión de desplazarlos lejos de la zona de conflicto con Rusia. “Aquí estoy pendiente de ustedes”, dice Ebrard al cerrar el video. Lo importante es que están a salvo nuestros connacionales. Bien por la Cancillería.

Mensaje “como ciudadano”

El que le tomó la palabra a su coordinador Ignacio Mier con eso de que la prohibición de promover la revocación es para los partidos y no para los legisladores, es el diputado morenista Sergio Gutiérrez Luna. Desde Macuspana, tierra de López Obrador, el presidente de la Cámara de Diputados grabó un video diciendo que quería “mandar un mensaje como ciudadano”. Palabras más, palabras menos, el discurso es sobre lo “valiente” que es el mandatario al luchar por transformar el país. “La valentía del Presidente debe ser acompañada por todos los que votamos por él y por quienes no votaron por él también”, dice el ciudadano Sergio Gutiérrez, quien rubrica el mensaje con la leyenda “diputado federal”. A ver qué dice el INE de la doble personalidad de los políticos.

COLUMNAS ANTERIORES

Transición anticipada, ‘no formal’
Dan batalla interna contra ‘Alito’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.