Confidencial

Crisis panista

Quien puso el dedo en la llaga fue el senador azul Damián Zepeda, pues pidió a la dirigencia del partido ‘reconocer crisis y corregir rumbo’, señala Confidencial.

Para varios de sus militantes, Acción Nacional sortea “una crisis” que todo mundo ve, menos el dirigente nacional, Marko Cortés. Quien puso el dedo en la llaga fue el senador azul Damián Zepeda, pues pidió a la dirigencia del partido “reconocer crisis y corregir rumbo”. Puso como ejemplo la derrota en Nayarit, donde la candidata de Morena-PT-PVEM, Rosa Elena Jiménez, se perfila para ganar la senaduría. “Nayarit lo ganamos en 2017 y gobernamos hasta hace unos meses… Ayer hubo elección para el Senado, el PAN, quinto lugar con 2.4% de votos, debajo de todos los partidos. La competencia fue entre Morena y MC. Debemos reconocer crisis y corregir rumbo. Dejar de ver sólo hacia adentro”, expresó.

Democratizar partidos

La senadora por Zacatecas Soledad Luévano presentará hoy una excitativa para exhortar a la Comisión de Puntos Constitucionales a dictaminar su iniciativa para que los partidos estén obligados a realizar elecciones primarias para designar a sus candidatos a puestos de elección popular. Esta solicitud se da en medio del choque de visiones entre el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, y el presidente López Obrador sobre el método para la elección del candidato presidencial.

Alcocer, de nuevo a San Lázaro

Apenas hace un mes estuvo ante el pleno de los 500 diputados, y los líderes parlamentarios perfilaron ayer una nueva visita del secretario de Salud, Jorge Alcocer. Así como tuvieron al fiscal Gertz Manero en privado en la Jucopo, prevén invitar a otros funcionarios “para hacer preguntas precisas y tener respuestas precisas que no se pueden lograr cuando van al pleno o a comisiones”, argumentó el jefe de Morena, Ignacio Mier.

Narcolaboratorio en CDMX… a 7 calles de la Fiscalía

Aquella fantasiosa versión de que la CDMX sólo era centro financiero de los narcos, la cual se repetía una y otra vez en la administración de Miguel Ángel Mancera, está sepultada. Pero la realidad sobre la presencia y actividad de los cárteles en la capital no se dimensiona aún a plenitud. Ayer, por ejemplo, explotó lo que se presume era un laboratorio de producción de drogas sintéticas, operado por colombianos. El narcolaboratorio estaba en Doctor Olvera, a siete calles del búnker de la PGJCDMX. El tema es cuántos de esos no habrá en la capital.

Iglesia cuestiona política migratoria

Donde no cayó bien la noticia sobre la reanudación del Quédate en México fue en la Iglesia católica. A través de la Conferencia del Episcopado Mexicano, condenó que México implemente este programa que no garantiza derechos fundamentales de los refugiados. Agregó que a ello se suma que la 4T implementa una política “confusa” e “ineficaz” con los migrantes en Chiapas, donde aletargan trámites para darles condiciones de refugiados. Ante el caso, la jerarquía eclesiástica reafirmó su compromiso de mantener apoyo humanitario a las personas en tránsito.

¿Y el avión?

A quien se le vio muy contento fue a Jorge Mendoza, titular de Banobras, en el recorrido del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles que encabezó el presidente López Obrador; eso, pese a que su principal tarea, o al menos la más mediática, la de vender el avión presidencial, ya cumplió tres años sin ejecutarse.

Voces por el CIDE

El conflicto en el CIDE, lejos de extinguirse, sigue creciendo, y también los exhortos de distintas comunidades académicas para que se ponga solución. Después de instituciones como el Tec de Monterrey y la Ibero, tocó ayer el turno a la Máxima Casa de Estudios de pronunciarse al respecto. La UNAM hizo “un llamado para que las diferentes voces se escuchen en libertad y con apertura” y se privilegie el diálogo. Insta a que se restablezca la actividad académica “con respeto irrestricto a la pluralidad ideológica que ha caracterizado a esa gran institución”.

COLUMNAS ANTERIORES

Con los niños no
‘La debida distancia’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.