Confidencial

TEPJF, bajo presión guinda

Se quejan de que este fin de semana el dirigente de Morena, Mario Delgado, acudió hasta las oficinas del magistrado presidente, Reyes Rodríguez, acompañado de la candidata morenista campechana, Layda Sansores, señala Confidencial.

Entre curules de MC y el PRI, nos cuentan que Morena “oootra vez mete fuerte presión” al Tribunal Electoral para “arrebatar” el gobierno de Campeche. Se quejan de que este fin de semana el dirigente de ese partido, Mario Delgado, acudió hasta las oficinas del magistrado presidente, Reyes Rodríguez, acompañado de la candidata morenista campechana, Layda Sansores. “¡Buscan inclinar la balanza, no es otra cosa!”, se quejan. En sus redes sociales, Delgado agradeció al magistrado “por la audiencia de alegatos con nuestra gobernadora electa y su servidor, confiamos en que se respetará la voluntad de cambio del pueblo de Campeche”. La resolución se dará pasado el mediodía de hoy.

Los aliados incómodos

Y a propósito de malestar en San Lázaro, tampoco cayó muy bien entre algunos priistas el comentario en redes sociales del presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, sobre la invitación de AMLO a Quirino Ordaz, en el sentido de que “esa embajada de México en España no tiene otra lectura que el pago por la entrega de la elección al crimen organizado, vía López Obrador, a Morena. La gente de Sinaloa lo va a sufrir muy pronto en carne propia. ¡Qué vergüenza!”. Al góber saliente, del PRI, “¡lo deja muy mal parado, no se vale!; ¿no que somos aliados?”, deslizaron en el tricolor.

Nuevo cumplido a la jefa…

Para no perder la costumbre, el presidente López Obrador echó una flor más a Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México y “corcholata” presidenciable. Ayer reconoció que, aunque le robó la idea de preliberar a personas sin sentencia, hasta salió más eficiente que los funcionarios del gobierno federal, pues ya les ganó con 40 preliberaciones y está por emitir unas nuevas.

Ley de Juicio Político

Evidente, el buen sabor que dejó en todas las bancadas del Senado el debate plural que llevó a la aprobación por unanimidad de la Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia, por lo que en todos los partidos políticos hubo reconocimiento a la apertura al diálogo y la construcción de consensos, mismos que operó el senador Ricardo Monreal Ávila, quien desde el principio había adelantado que se aspiraba a sacar una ley con legitimidad, es decir, con el aval de todos, aunque con la aprobación de este lunes se incluyeron cambios para evitar la judicialización a causa de unos artículos que traían inconsistencias desde la minuta original, por lo que será enviada de vuelta a la Cámara de Diputados.

La prensa y la justicia en la era 4T

México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, hay una agresión cada 13 horas en promedio y 21 asesinatos en lo que va del sexenio. Pero al titular de la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de la FGR, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, le pareció mejor enfocar sus baterías –y los recursos del Estado– a pedir juicio penal para Daniel Blancas, reportero de La Crónica, quien fue vinculado a proceso el sábado pasado. Lo lamentable es que lo acusan de hacerse de palabras con youtubers conocidos como “las mascotas de Palacio”. Ese incidente no amerita, siquiera, una remisión a un juzgado cívico… ¿Será que buscan meterlo a la cárcel por sus críticas a la 4T? Es pregunta.

Por la transparencia judicial

Hoy será presentado el estudio Información desde y para los poderes judiciales, que plantea 13 contenidos mínimos de información y 27 indicadores, para ser replicado por los 32 poderes judiciales a nivel local y el Poder Judicial federal. El documento, realizado por México Evalúa, que dirige Edna Jaime, incluye temas como los procesos de selección de jueces, magistrados y consejeros de la Judicatura; los sueldos y gastos con proveedores, entre otros temas de gran utilidad.

COLUMNAS ANTERIORES

PRI abandona al PAN en San Lázaro
Comisiones, ¡por tómbola!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.