Colaborador Invitado

La tecnología como impulsor de las inversiones digitales

La entrada de E-Brokerage ha generado un auge en las inversiones en México gracias a la facilidad de acceso a una gran gama de productos financieros en la palma de la mano.

José Ángel Castillo Sánchez, director de Tecnología y Desarrollo en GBM

En los últimos años la forma en la que invertimos ha dado un giro de 180 grados, ya que con los E-Brokerage (casas de bolsa digitales) y las nuevas soluciones tecnológicas, la inversión asesorada se ha convertido en una práctica muy habitual en países desarrollados. Gracias a diversos factores como la gran penetración del Internet, el fácil acceso a teléfonos inteligentes y la educación financiera abierta, se ha logrado que cada vez existan más inversionistas, sobre todo jóvenes.

El caso de México

Cuando en México hablamos de inversiones tenemos que mencionar la gran revolución tecnológica que se ha dado en los últimos años en el país y cómo la tecnología ha logrado democratizarlas. Si analizamos el crecimiento de las inversiones y los inversionistas en México, podemos explicar este cambio a raíz de tres factores: la reducción de pasos en el proceso de apertura de cuentas, la facilidad de acceso y la reducción de montos mínimos para poder invertir.

Esto, debido a que la tecnología ayuda a que el acceso a productos financieros tenga un costo de entrada muy bajo y permite ofrecer soluciones con mayor eficiencia y operarlas desde cualquier ubicación con solo contar con un dispositivo inteligente.

Hoy en día, el acceso a un dispositivo móvil con conectividad a Internet se ha convertido en una necesidad básica para los mexicanos, ya que sus teléfonos se han convertido en un aliado estratégico para su cartera y tener acceso inmediato a sus cuentas. Aunado a ello, las nuevas casas de bolsa digitales se están transformando en las herramientas para contribuir al crecimiento del patrimonio. El tener acceso en todo momento a las inversiones, la facilidad de acceder a miles de instrumentos financieros que se ajusten a las necesidades de los usuarios desde la palma de la mano es muy poderoso.

Estos nuevos competidores y sus innovaciones están abriendo un abanico de oportunidades para los inversionistas que quieran generar y gestionar su patrimonio. Cada vez es más común conocer personas que manejan sus inversiones a través de plataformas digitales, perfilando sus objetivos a corto, mediano y largo plazo, logrando su libertad financiera.

En paralelo con estos avances, los asesores financieros pueden gestionar su cartera de clientes de forma independiente, ofrecer un abanico de oportunidades mucho más amplio y también conectar de forma digital con personas que necesiten asesoría para realizar sus inversiones. De este modo, no solo las personas que tienen nociones sobre las inversiones pueden hacerlo, sino también los inversionistas que requieren el análisis de los instrumentos financieros y la experiencia que brinda un asesor como parte de una gestión integral.

Se ha disminuido la brecha, las inversiones son ahora para todos

Hace unos años el monto mínimo para tener una cuenta en una casa de bolsa no bajaba de los 100 mil pesos mexicanos. Esta situación provocaba que, en el país, no invirtiera ni el 1.0 por ciento de la población en el mercado de valores, en comparación con el 50 por ciento de los estadounidenses que invierten en la bolsa en dicho país, lo que hacía que salvaguardar el patrimonio fuese un privilegio para las personas con el conocimiento y acceso para proteger y acrecentar su dinero fuera del país.

Actualmente la situación es muy diferente, ya que han surgido varias soluciones perfectamente reguladas con las que se puede empezar a invertir, además de que el proceso de apertura se ha simplificado en gran medida. Asimismo, ha ocasionado un boom aumentando el volumen de inversionistas en el país de miles a millones en solo 3 años, por lo que más personas tienen el control de sus inversiones. Hoy en día GBM posee el 90 por ciento del total de cuentas de inversión en México, que de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) al cierre de 2021 había más de 3 millones de cuentas en todo el país.

Sin duda alguna, la entrada de E-Brokerage ha generado un auge en las inversiones en México gracias a la facilidad de acceso a una gran gama de productos financieros en la palma de la mano de forma segura y disponible en todo momento.

Hoy en día, el reto para las instituciones financieras y el ecosistema digital que ofrece servicios financieros consiste en la importancia de la ciberseguridad, así como tener una aplicación amigable fácil de entender, utilizar y cuyo funcionamiento sea estable para favorecer la experiencia de invertir.

COLUMNAS ANTERIORES

La Guardia Nacional: De la militarización de facto a la de ‘iure’
Escasez de chips: repercusiones alcanzan al sector financiero

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.