Colaborador Invitado

21 años de México e Israel: una relación diplomática y comercial amistosa

México e Israel firmaron un tratado de libre comercio en el año 2000 y esa dinámica bilateral sigue en continuo crecimiento y robusteciendo sus lazos comerciales a pesar de la pandemia.

Por Lior Yafe, Agregado Comercial de la Embajada de Israel en México

Después de celebrar poco más de dos décadas del tratado comercial entre México e Israel el pasado mes de marzo, y con más de 60 años de relación diplomática, la dinámica bilateral sigue en continuo crecimiento y robusteciendo sus lazos comerciales a pesar de la pandemia que azota al mundo.

A lo largo de los años, a través de las herramientas y programas de cooperación, Israel ha creado un beneficio mutuo al compartir su conocimiento y experiencia académico-tecnológica acumulados con México, con especial énfasis en los campos de la agricultura, ciberseguridad, telecomunicaciones y Fintech.

El Estado de Israel considera a México como un socio de vital importancia estratégica por su influencia en la región. También reconoce que el Tratado de Libre Comercio radica no solo en el acceso a una gran economía de unos 130 millones de habitantes, sino también que es una puerta de entrada a otros mercados como Estados Unidos, Canadá y países de Centroamérica que muchas empresas israelíes ven como mercados objetivo.

Una larga historia en las relaciones diplomáticas entre ambas naciones preceden al cercano vínculo que ahora existe. Formalmente, este vínculo dio inicio el 1 de julio de 1952, cuando ambos países establecieron los primeros contactos diplomáticos oficiales, y desde entonces embajadas en sus respectivos territorios.

En los últimos setenta años ambos países han forjado una sólida relación diplomática y comercial, tanto a nivel multilateral, a través de una estrecha cooperación en las diversas organizaciones internacionales, como a nivel bilateral. Este acercamiento condujo consecuentemente a la firma de un tratado de libre comercio.

Después de dos años de negociaciones, México e Israel firmaron un tratado de libre comercio en el año 2000. El acuerdo eliminó inmediatamente los aranceles sobre la mayoría de los productos comercializados entre México e Israel en el momento del acuerdo con total eliminación arancelaria programada para 2005.

El acuerdo comercial ancla, entre otras cosas, las condiciones de competencia leal y facilidad de acceso entre ambas economías a sus productos y servicios; incrementar las oportunidades de inversión y crear nuevas oportunidades de empleo para mejorar el nivel de vida entre nuestras naciones.

Por ejemplo, mientras que en 2015 el volumen de comercio entre Israel y México fue de 627 millones de dólares, en 2019 el volumen de comercio entre los países aumentó en más del 19 por ciento a 780 millones, solo en el campo de los bienes. En el ámbito de los servicios, el volumen de comercio aumentó en 2019 en un 21 por ciento con respecto a 2016, y ascendió a aproximadamente 158 millones de dólares.

Los dos países también cooperan a nivel cultural. Esta cooperación se basa en el hecho de que si bien México e Israel son países modernos con sociedades modernas, su identidad colectiva se basa en una civilización que se remonta a miles de años.

No hay duda de que el potencial para un mayor comercio entre México e Israel todavía existe. Por eso, en México, el agregado económico opera ayudando a ambas partes a generar oportunidades de negocios para aumentar y diversificar las exportaciones a México.

El autor es el agregado económico y titular de la oficina de representación de la Secretaría de Economía e Industria de Israel en México.

COLUMNAS ANTERIORES

El comercio digital llegó para quedarse y ahora el reto es la innovación
¿Cómo medir la productividad de los empleados en la nueva normalidad?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.