Clemente Ruiz Duran

2022: Un año lleno de retos

La pandemia, la economía y la relación de México con Estados Unidos son los retos que requieren profunda reflexión para este año.

Las expectativas para el año que recién comienza se habían fincado en que la pandemia habría sido doblegada, y que por lo mismo el país habría superado lo más difícil. Sin embargo, echamos al vuelo las campanas prematuramente, hoy por hoy los expertos en salud han señalado que la pandemia se ha convertido en un fenómeno endémico, es decir que será un fenómeno recurrente. Las buenas noticias son que pareciera ser que el proceso de infección será en el tracto respiratorio superior y no en la parte inferior que lo conforman laringe, tráquea y árbol bronquial. Los expertos recomiendan se mantengan las medidas preventivas, con un periodo de aislamiento de diez días. Esto crea una expectativa diferente a lo que sucedió con las primeras olas de expansión de la pandemia, pero no por ello se pueden relajar las medidas sanitarias, de hecho, veintiséis entidades federativas han sufrido un incremento de casos confirmados especialmente los de la península de Yucatán y Baja California Sur, así como los del centro del país. Esta situación amerita el fortalecimiento del sector salud para que enfrente la pandemia como un proceso endémico que estará presente en la recuperación, y que le restará dinamismo.

Las proyecciones de los Criterios de Política Económica vislumbraban un crecimiento de 4.2 por ciento de expansión del PIB, sin embargo, los analistas del sector privado apuntan a que difícilmente se alcanzará 1.9 por ciento. Este rango es muy amplio por lo que se requiere que la Secretaría de Hacienda dialogue sobre los escenarios que se le presentan al país ante la persistencia de la pandemia y cuáles serán los efectos sobre las finanzas públicas y por ende sobre la economía. Es momento de dialogar de forma ordenada una reforma fiscal que permita que el Estado aumente su capacidad de respuesta ante momentos de incertidumbre. Asimismo, se requiere reflexionar sobre los datos recién publicados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que indican que la banca registró ganancias por 162 miles de millones de pesos de enero a noviembre de 2021, lo cual muestra su fortaleza, pero al mismo tiempo apunta al amplio margen que existen entre tasas activas y pasivas. Esta diferencia se podría modular para apoyar a los empresarios pequeños y medianos que son la mayoría y que difícilmente tienen acceso a financiamientos del exterior donde las tasas son más razonables y al que sólo pueden acceder las empresas grandes o medianas. Es pertinente solicitar a la Comisión Nacional Bancaria que abra esta discusión con el fin de fortalecer las finanzas de los empresarios pequeños y medianos, quienes en estos momentos atraviesan momentos difíciles y algunos han tenido que cerrar o se han sumado a las filas de la informalidad. Es momento de reformar la Hacienda Pública para fortalecer su capacidad de gestión en apoyo a la economía.

Un tercer punto de debate es la relación con Estados Unidos la cual se ha complicado, cuando la expectativa era que la región se convirtiera en una zona de coprosperidad, sin embargo, no hemos logrado dar los pasos para que esto suceda. La renegociación del tratado de libre comercio debería de haber servido para transitar hacia un mercado común de América del Norte, en donde se establecieran estructuras comunitarias que fortalecieran a las regiones más deprimidas. La cuestión comercial ha marchado bien, asimismo se han ajustado las normas laborales tal como se planteaba en la revisión del tratado, de esta forma la reforma laboral se apego a lo acordado y con ello el país ha cumplido con su compromiso de empezar a cerrar las brechas salariales entre México y Estados Unidos. Se logro armar una nueva arquitectura de justicia laboral orientada a la democratización de los sindicatos en nuestro país, es un proyecto en proceso que va caminando. Sin embargo, para que todo esto funciones se requiere que Estados Unidos y Canadá aumenten sus inversiones en México y esto va a un paso lento, retardando la modernización de las plantas instaladas en nuestro país.

La falta de una mayor dinámica de la inversión nacional y extranjera ha motivado que muchos connacionales se hayan tenido que sumar a las corrientes migratorias hacia Estados Unidos, las cuáles se han auto organizado en caravanas, alentadas por fuerzas con intereses dispares. En esta perspectiva uno de los grandes retos del año que se inicia será llegar a un acuerdo con Estados Unidos para ordenar la migración por vías legales, ya que hoy las caravanas se asemejan más a la visión de la serie los Juegos del Hambre que a un acuerdo bilateral. Ha faltado vitalidad en la negociación, la cual se ha complicado por la fragmentación de la política estadounidense mostrando los valores más obscuros de la democracia estadounidense. En ese entorno las remesas que han alcanzado niveles récord deben valorarse adecuadamente, ya que son producto de la derrama de recursos hacia las familias que realizó el gobierno estadounidense durante la pandemia, por lo que su dinamismo no se podrá mantener una vez que se empiece a diluir esta derrama de recursos gubernamentales en Estados Unidos. De esta forma los retos que plantea 2022 requieren de una reflexión profunda sobre lo que está aconteciendo en las entrañas de la economía mexicana y su relación con el exterior.



COLUMNAS ANTERIORES

Reestructuración del poder y la economía global
El verano de 2022: desencuentros y conflictos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.