Claudia Olguin

E-commerce invade retail

En México las compras en línea alcanzaron 50 mil millones de dólares con un ritmo de crecimiento del 27%, señala Claudia Olguín.

Las ventas online se ajustan a los nuevos cambios de hábitos de consumo post COVID-19. Esa es la realidad, no la permanencia del e-commerce en el retail del país.

Los datos actualizados son reveladores de esa previsión. Openpay y Americas Market Intelligence actualizaron los datos disponibles en 2021 en el estudio Comercio electrónico mexicano en 2021: navegando por un mar de oportunidades.

En él establecieron que en nuestro país, las compras en línea alcanzaron 50 mil millones de dólares, con un ritmo de crecimiento sostenido del 27% que se mantendría en los próximos 3 años.

Un dato adicional que llama la atención es que algunas categorías de productos adquiridos por este canal presentan una acelerada recuperación de la pandemia, mientras que el avance en los métodos de pago más utilizados y su impacto en los negocios que los aceptan son determinantes para la evolución de este medio de ventas. Otro dato relevante que indica el avance es el vínculo de los consumidores con el comercio digital. Según ese reporte, 53% de los consumidores nacionales mayores de 15 años han tenido experiencia en compras en línea y hasta 2020, 74% de las ventas eran a través de smartphones.

Durante la pandemia (2019-2020) los ingresos de las empresas de salud, servicios, mayoreo y alimentos y bebidas crecieron 363, 139, 109 y 70% respectivamente. En lo que va del año, la recuperación se reflejó con 96, 76, 75 y 69% en alimentos y bebidas, cine, salud y transporte, respectivamente. No obstante, para el avance aún existen retos como reducir el efecto de las tasas de autorización, la aceptación de meses sin intereses, el acceso al internet con un nivel de 72% en el país y la tasa actual de bancarización es de apenas 45%, mientras que sólo 15% tenía en ese período una tarjeta de crédito.

Entender mejor el impacto de estos factores requiere también ubicar que al cierre de ese año de referencia entre 84 y 86% de las transacciones comerciales se hicieron en efectivo, situación que además hizo que el comercio en México que en e-commerce no contaba con esta opción de pago, dejara de percibir 7 mil millones de dólares.Lo anterior es reflejo de que en México, 86% de todas las transacciones en el comercio (online y offline) el año pasado, se hicieron con efectivo. En 2021, el efectivo representa 14% de las ventas del e-commerce.

Son aspectos vinculados con la infraestructura y el acceso de compradores que presiona a los retailers a incorporar una presencia omnicanal para hacer frente a la nueva demanda de los consumidores, que esperan experiencias únicas, costos y tiempos de entrega ágiles.

Lo anterior crea un paradigma adicional, no sólo porque en los comercios crece cada día la necesidad del uso del smart data respecto a la influencia del big data. Con él se puede acceder a información suficiente y relevante que permite el tránsito hacia una interacción relacional y transaccional.

Quienes se involucran en la actividad comercial en línea, ubican otro reto en el uso de lenguaje cercano para los usuarios, que actualmente están más involucrados con temas de seguridad para la prevención de fraude.

Este último hecho ha generado un incremento de los denominados contracargos, generados a partir de la forma en que opera el sistema financiero a través de los bancos.

El avance en estos temas es relevante, si se considera el potencial del mercado. México podría superar el avance que actualmente tiene Brasil para estrechar la brecha que le separa de Estados Unidos, donde 231 millones de usuarios del e-commerce tienen un gasto promedio de mil 897 dólares.

COLUMNAS ANTERIORES

Transición multifamily
Retail reinventa experiencias

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.