Carlos Ruiz Gonzalez

Para una ejecución eficaz (Smart), un aterrizaje de emergencia…

La tecnología SMART nos ayuda, a “manejar” mejor las estrategias y así iremos concibiendo nosotros nuestro propio futuro (destino).

Para una buena ejecución. A los directores de empresa se les mide por los resultados, y aunque creo que no es justo, es así. Las intenciones no cuentan, y tampoco cuenta la calidad de sesudas estrategias, producto de horas de trabajo, reflexión y consideraciones. La estrategia, por muy bien planteada que esté, nunca tiene el peso de la ejecución (los resultados) a la hora de evaluar a los directores.

El antecedente de una buena ejecución es tener muy bien estructurada la estrategia, debe ser SMART, que se traduce del inglés como inteligente, listo, astuto. Pero SMART también es un acrónimo formado por cinco elementos, que deben estar muy bien definidos.

S Specific Específico ¿Qué?

Aquí ponemos el objetivo, qué es lo que queremos conseguir. Debemos buscar que sea concreto, muy específico y también muy directo, contesta a la pregunta ¿Qué queremos lograr? A continuación, un ejemplo desarrollado de estrategia en cada uno de los elementos mencionados.

Ejemplo. Mejorar el nivel de inglés en preparatoria.

M Medible Mesurable ¿Cuánto?

La única manera de saber si estamos avanzando (o retrocediendo) es medir, sirve para saber si lo logramos o no, y en caso de que no, qué tan lejos nos quedamos. Medir es un poderoso motivador, aunque no le asociemos un premio, o un castigo, el simple hecho de ir midiendo va ‘motivando’ a las personas de manera que van adquiriendo el firme intento de lograr resultados y alcanzar el objetivo.

Ejemplo. Lograr un puntaje promedio de 785 punto en el examen TOEIC (Test Of English for International Communication).

A Achievable Alcanzable ¿Cómo?

Son metas que deben de ser posibles, pero por ningún motivo demasiado fáciles de lograr; deben de ser arduas, implicar esfuerzo, y que ese esfuerzo nos haga ‘crecer’ desarrollando capacidades y competencias, siempre tratando de mejorar. “Vale más ponerse la meta de la excelencia y no lograrla, que la de la mediocridad y conseguirla”, afirmaba el Dr. Carlos Llano. Al contestar el cómo, estoy también definiendo cuáles serán mis acciones para lograr el objetivo.

Ejemplo. Plan de acción.

1. Elegir a la escuela que capacitará a los profesores y elegirá el método a utilizar.

2. Programarlo en el plan a tres años, con un diagrama de barras que indique como se tendrán que ir incorporando los recursos que señalamos en el siguiente apartado.

3. Establecer un reconocimiento para los alumnos que hayan obtenido las mejores puntuaciones.

R Realistic Realista ¿Con qué?

Muchos estudios lo corroboran, una buena estrategia (y su subsecuente ejecución) debe de ser muy realista, en concordancia a los recursos y capacidades disponibles, pero también en relación a las posibles oportunidades o amenazas que tiene frente a sí la empresa. Quien es realista comprende bien la situación. No es ni pesimista (pensando que todo saldrá mal) ni ilusionadamente optimista; se encuentra en el punto medio, y más que resignarse al pasado o anhelar el futuro, se ‘pelea’ con la realidad para ir forjando el futuro (su futuro) que desea. Adicionalmente, los expertos afirman que, quien es realista, normalmente es simple y claro.

Ejemplo. Recursos

1. Profesores capacitados y certificados en la enseñanza del inglés.

2. Material didáctico (libros, software, apps, etc.).

3. Películas y audiovisuales que apoyen este esfuerzo.

4. Reconocimientos (¿premios?) para los alumnos que obtengan las mejores puntuaciones.

T Time Tiempo ¿Cuándo?

Se trata de ponernos deadlines (fechas límite), de programar un tiempo razonable para ir alcanzando los objetivos, de respetar esos tiempos límites. En resumen, debemos siempre recordar que el tiempo es también un recurso escaso y hay que saberlo aprovechar eficazmente.

Ejemplo. Alcanzar el objetivo en 3 años, al final del año escolar 2021-2024.

El mejor modo de predecir el futuro es inventándolo”, afirmaba Alan Kay, famoso informático estadounidense conocido por sus trabajos pioneros en programación orientada a objetos. Es decir, inventándolo nosotros mismos, y añadiría yo: forjando ese futuro, que es dónde nos propusimos estar. La tecnología SMART nos ayuda, a “manejar” mejor las estrategias y así iremos concibiendo nosotros nuestro propio futuro (destino).

COLUMNAS ANTERIORES

Pensando y decidiendo (¿destilando y rumiando?) cómo enfrentar el futuro…
¿Qué queremos decir cuándo decimos oportunidad?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.