Energía con H al Final

Oportunidades en la industria petrolera

El recorte de actividades por parte de muchas empresas tiene a proveedores petroleros con la soga al cuello, por lo que se requieren espacios en los que puedan acercarse y hacer negocios.

De tener en 2020 los precios más bajos de crudo en la historia, a tener de los más altos en 2022, ha representado una montaña rusa para la mayoría de las industrias a nivel internacional. Para los proveedores del sector petrolero en México no ha sido la excepción.

Aunado a estos vaivenes propios del mercado global, el recorte de actividades por parte de muchas empresas tiene a proveedores petroleros con la soga al cuello, por lo que se requieren espacios en los que puedan acercarse y hacer negocios.

El desarrollo de esta cadena de proveeduría nacional es uno de los grandes temas pendientes del gobierno, y viene desde la hoy agonizante reforma energética de 2013, donde se elevó a rango constitucional dicho concepto, del cual poco se ha hecho en estos casi 9 años que se cumplirán en 2022.

En este sentido, es importante destacar que desde la Secretaría de Economía se ha diseñado un buen plan de desarrollo para el contenido nacional, sin embargo, no ha sido posible calendarizarlo, ponerle fechas, y de esta forma echarlo a andar.

“La industria que requiere reactivarse y hablarse entre actores de la industria energética para desarrollarla… es necesario vincular a los operadores, contratistas que tienen negocios en México, con las cadenas productivas de valor” afirma Ricardo Ortega, presidente del Consejo Mexicano para la Proveeduría del Sector Energía (Comexpro).

Ante este escenario, a través de Energy Alliance, donde es director, Ortega empuja la segunda edición de la Expo Oil & Gas México, que se llevará a cabo del 29 al 31 de marzo en el Centro de Convenciones Tabasco 2000.

El evento por sí solo generará una derrama estimada de 59 millones de pesos en turismo de negocios, sin embargo, lo más interesante se dará adentro, “al centro del evento se concentrarán mesas de negocio, donde habrán 14 grandes empresas energéticas listas para atender a la industria. Enviamos cartas a los estados petroleros, para que incluyeran a 200 empresas por estado petrolero, esto pone un modelo de trabajo que va a desarrollar a los proveedores”, señala Ortega.

Este circuito generaría negocios, durante los tres días, por más de 264 millones de pesos, que sería ‘la uña del meñique’ para el tamaño de la industria petrolera en el país, pero que en un momento de recuperación económica tan débil, representa la diferencia entre seguir adelante, y quebrar, para muchas empresas pequeñas y medianas de la industria, con sus familias.

COLUMNAS ANTERIORES

CFE vs el autoabasto eléctrico
Lecciones de Rusia y el gas ajeno

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.