Energía con H al Final

Energía limpia vs. energía sucia

Expertos insisten en que la modificación constitucional que pretende el gobierno para el sector energético tiene como finalidad destruir las energías renovables y sacar humo por todas partes.

¿Qué tipo de sector eléctrico necesita México para garantizar el suministro en el corto y mediano plazos? Esta debería ser la pregunta central del debate en torno a la iniciativa de reforma energética que impulsa el gobierno del presidente Andrés Manuel López.

Sin embargo, por el momento dicho debate es limitado y se centra en la energía sucia contra la energía limpia, dando por sentado que el gobierno no considerará a las fuentes renovables dentro de la canasta energética, en aras de alcanzar la soberanía y autosuficiencia que tanto se promueve.

En este sentido, el debate tiene que ir más allá, tiene que partir de la capacidad de esta administración, y de las que vienen, de ofrecer a la economía seguridad energética en el país, que se puede conseguir de diferentes formas, todas las cuales involucran a las fuentes de energía renovable.

Tanto empresas como sus expertos insisten en que la modificación constitucional que pretende el gobierno de la #4T tiene como finalidad destruir las energías renovables y sacar humo por todas partes. Cierto es que para lograr el 54 por ciento de la generación eléctrica del país, de un 38 por ciento que tiene actualmente, la CFE tendrá que echar mano del 45 por ciento de su capacidad de generación que actualmente está ‘dormida’, pero en la que principalmente se encuentra la energía hidroeléctrica, la cual tiene un potencial para pasar del 9.9 por ciento que aporta hoy a más de 21 por ciento del total de la generación nacional.

Sin embargo, del lado del gobierno también hay pendientes. El más evidente es que la iniciativa no contempla un periodo de transición razonable a un nuevo modelo contractual, ni tampoco define las características de sus proveedores de energía, ni bajo qué criterios contratará la CFE a ese criticado 46 por ciento que se permitirá generar a los privados.

De igual forma, el gobierno considera que el modelo de negocio en la posreforma será atractivo para las empresas eléctricas, sin embargo, éstas afirman que no sería posible acceder a las mismas condiciones de financiamiento, ni ofrecer los mismos rendimientos. Entonces, ¿quién le entrará?

De acuerdo con fuentes, este y otros puntos son del pleno conocimiento del gobierno, por lo que están abiertos a que se consideren ciertos ajustes en el Congreso, dentro del proceso de Parlamento abierto que, por cierto, definirá la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados en una reunión que se tendrá la siguiente semana.

Destiladora de huachicol

De poco sirvió la denuncia que empresarios de Veracruz presentaron ante la Fiscalía General de la República, en contra de la empresa Destiladora del Valle, de Armando Monterrosa, para que se investigue el supuesto huachicoleo de gas natural.

A pesar de que la carpeta FED/VER/CORD/0001066/2021 da cuenta de un cateo llevado a cabo durante julio en las instalaciones, donde presuntamente se encontró hidrocarburo ilícito, los involucrados afirman que continúan desbalances en el sistema de medición. Atentos.

Con su permiso

A pesar de tener una sentencia en firme, el pleito en la cooperativa Cruz Azul sigue inquietando a algunos, quienes intentan de todo para desprestigiar a la cooperativa. Se olvida que los malos manejos que por décadas se le permitió a Billy Álvarez y a sus cercanos, fueron bajo la permisos de gobiernos pasados; y hoy en el gobierno del presidente López Obrador por primera ocasión se logró que todos sacaran las manos.

COLUMNAS ANTERIORES

“No nos vamos a ir de México”
¿Y para cuándo el sindicato?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.