Energía con H al Final

Refineros, a la carga

Carlos Gustavo Sánchez Lugo, con más de 40 años de experiencia en el procesamiento de crudo, se incorpora para reforzar las actividades de modernización de las seis refinerías.

El ingeniero Carlos Gustavo Sánchez Lugo tiene algo muy claro: rescatar al Sistema Nacional de Refinación (SNR), como ha prometido el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, requiere imprescindiblemente de mucho dinero, pues comenta que por años se le relegó a dicha actividad productiva, además de otros factores.

A partir de este mes, el extitular de la unidad de hidrocarburos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con más de 40 años de experiencia en el procesamiento de crudo, se incorpora para reforzar las actividades de modernización de las seis refinerías del país. Sin embargo, reconoce que es un proyecto muy ambicioso, pero alcanzable.

“¿Cómo se puede remontar la refinación? Es un proceso productivo de capital intensivo y beneficios marginales, entonces se requieren tres elementos esenciales para lograr los objetivos esperados: recursos de capital suficientes, alta eficiencia operativa y máxima calidad de la materia prima, que es el crudo que se va a procesar. Cualquier limitación en estos tres pilares afectará el objetivo”, comenta en entrevista concedida a este espacio.

Si Sánchez Lugo lo dice, tiene que ser cierto, pues ha transitado por tres de las seis refinerías que pretende levantar. Desde 1980, cuando ingresó siendo ingeniero químico a la de Salamanca como encargado de turno para operar la planta de lubricantes, pasaron muchas cosas. Hizo una maestría en ingeniería química en Manchester, diseñó modernizaciones y nuevas plantas en la Torre de Pemex, fungió como encargado de procesos en la refinería de Tula y en la de Minatitlán, donde también estuvo a cargo de las rehabilitaciones, hasta que se jubiló en 2002, cuando era gerente de desarrollo tecnológico en al dirección de planeación, de la entonces Pemex Refinación.

Pero ahí no terminó su ‘vida de petrolero’, como él la describe, sino que en 2019 el inge participó en el diseño de la refinería de Dos Bocas como parte del equipo designado por el gobierno de México desde el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), y un año después terminó de ‘delinear’ su experiencia, pero ahora del lado del regulador, donde administró más de 23 mil permisos.

“La refinación en México representa una oportunidad para la producción plena de los energéticos que necesita nuestro país para lograr la soberanía energética, y dejar la dependencia… para, por ejemplo, evitar el cierre de gas natural que suministra Texas, como el que tuvimos recientemente”, indicó.

Con toda esa experiencia advierte que es irremplazable apegarse a los programas de rehabilitación y mantenimiento, sobre todo en las refinerías de Salina Cruz, Tula y Salamanca, que son las que se encuentran en la peor situación, pues no fueron reconfiguradas y requieren urgentemente una coquizadora que permita solucionar la abundancia de combustóleo.

Sin embargo, describe que la situación en Madero, Caderyta y Minatitlán no es mejor, pues por años no se les han aplicado la totalidad de los mantenimientos necesarios, sin mencionar que no recibir la calidad de crudo necesaria ha hecho estrago en la metalurgia de las instalaciones.

Con todo ello, Sánchez Lugo insiste que de cumplirse con los tres pilares esenciales que describe, as refinerías podrían ‘renacer’ en los siguientes dos a tres años, como máximo. Veremos.

Fuego en la CRE

La suspensión de tres días que le impuso a la comisionada Norma Leticia Campos en la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a mediados de febrero le salió muy caro a Eduardo Erick Ontiveros, quien esta semana tuvo que dejar la máxima silla del Órgano Interno de Control (OIC) del regulador.

Fuentes comentan que a pesar del movimiento, solicitado ‘desde arriba’, las constantes denuncias que llegaron al OIC, y que derivaron en la suspensión de la comisionada por supuestos malos tratos al personal, e incluso amenazas, tendrán que seguir su curso y están en la mira de Irma Eréndira Sandoval, desde la Secretaría de la Función Pública.

El lugar de Ontiveros será ocupado por José Ángel Durón Miranda, quien viene de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA), y también laboró previamente, igual en temas de transparencia, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Suerte.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Podrá avanzar la contrarreforma energética?
Cocinan otro ‘fertinalazo’ en Pemex

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.