Editor de Mundo Farma, plataforma de industria farmacéutica, dispositivos médicos y salud

¿Y la memoria, apá?

Se agradecen iniciativas como del Omega 5 nanoemulsionado, que nos ayuda a preservar la memoria, y con ella, nuestros recuerdos.

Como sabemos, la medicina en México suele ser más correctiva que preventiva, por eso se agradecen iniciativas como del Omega 5 nanoemulsionado, que nos ayuda a preservar la memoria, y con ella, nuestros recuerdos. Y es que perder la memoria es algo terrible para quien lo sufre y para todos quienes conocen a la persona, en especial la familia.

De ahí que muchos sigamos las recomendaciones para mantener en forma ese músculo que es el cerebro -por así decirle-, como hacer gimnasia cerebral -mediante crucigramas, Sudoko, sopas de letras, etcétera-, y quizás aprender otros idiomas, entre otras acciones.

Pero la verdad es que mantenernos al 100% en dicha área no es fácil, porque depende de muchos factores, desde la alimentación y la actividad física, pasando por la calidad de nuestros genes; pero a la par debemos reconocer que nos vamos oxidando todos los días, por lo cual el solo paso de los años provoca estragos, pero más en unos que en otros, sin duda.

Así que suplementos alimenticios como el Omega 5 son una buena opción, pero no cualquiera, sino la que cuente con la tecnología necesaria para que la granada -que es la fruta base del Omega 5- funcione, lo cual solo se ha podido hacer a la fecha con nanotecnología.

Y esa gran herramienta solo la tienen en Israel, donde tenían el problema crítico de cómo hacer llegar el Omega 5 con eficiencia al cerebro, lo cual se resolvió gracias a la nanotecnología, que permite que ese antioxidante natural sea mejor aprovechado por el cerebro. De hecho, esa combinación de Omega 5 más la nanotecnología es lo que distingue al producto.

El Omega 5 nanoemulsionado (cuyo nombre comercial es GranaGard), cabe mencionar, se empezó a desarrollar en Israel en 2013 por el Centro Médico Hadassah, que cuenta con tecnología de vanguardia, y la Universidad de Jerusalén, que también goza de gran prestigio. Ahí, luego de rigurosas investigaciones, se constató que este producto disminuye la progresión de muchas enfermedades neurológicas que surgen a través de los años, como es la demencia senil, el Parkinson y el Alzheimer, entre otras.

En México se han realizado estudios sobre la eficiencia del producto en instituciones de primer nivel, como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (INNSZ), el Hospital General Manuel Gea González (HGMGG), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), y en este septiembre de 2021 que está por iniciar, se sumará el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez (INNMVS).

Este soporte científico avala la calidad del producto y es la razón por la cual el Laboratorio Jayor, que comanda el doctor Samuel Serfati, y la distribuidora Biolife -ambos representantes de este producto en México-, siguen invirtiendo en investigación y desarrollo, además de buscar a más gente que pruebe el producto y dé fe de los beneficios en la calidad de vida del paciente.

Un improvisado regreso a clases presenciales

Dice el refrán popular que “no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague”. Finalmente este lunes 30 de agosto se cumplió el capricho presidencial y se dio el regreso oficial a las clases presenciales que programó la Secretaría de Educación Pública (SEP) y que promovió por todos lados el primer mandatario Andrés Manuel López Obrador.

Como se esperaba, el regreso a clases se dio de una forma irregular en el país, pues muchos padres de familia decidieron mejor dejar a sus hijos en casa -entre ellos quien esto escribe- para que sigan tomando clases a distancia. Otros, en cambio, decidieron llevarlos a las aulas, a pesar de los riesgos.

En este espacio hemos insistido en que no hay las condiciones para un retorno seguro a la presencialidad en las clases. Y es que en muchas escuelas oficiales, además de que los planteles fueron vandalizados -con el consecuente deterioro de la infraestructura escolar- durante el confinamiento, como hemos visto en numerosos testimonios de directivos, profesores y padres de familia, ni siquiera cuentan con luz y agua, ya no digamos otros elementos sanitarios, como el gel y cubre nariz bocas y entre otros más.

En los colegios particulares es otra historia, porque cuentan con más recursos económicos y cuentan con una dirección general más independiente de la SEP, pero tampoco están exentos del riesgo, pues han tenido que iniciar un poco a ciegas, sin una guía clara de las autoridades sanitarias.

En el contexto del tercer repunte de la pandemia, las autoridades nos siguen asegurando que los niños no se infectan y no enferman de gravedad, pero sabemos que eso no es cierto, pues según cifras oficiales, en el país han ocurrido alrededor de 800 muertes de menores de edad relacionadas con Covid-19.

Además, como sabemos, la variante Delta del nuevo coronavirus es mucho más contagiosa y el gobierno está ignorando este hecho. Empero, las autoridades sanitarias siguen diciendo mentiras, como de que no hay evidencia científica acerca de que los menores de edad requieran de una vacuna anti-Covid, mientras que esto sí está ocurriendo en otras naciones; de hecho, en nuestro país vecino del norte los menores de entre 12 y 17 años ya se están inmunizando con el biológico de Pfizer.

“Que Hugo López-Gatell deje de usar palabras que no entiende, como ciencia”, declaró recientemente en un foro de El Financiero la doctora Laurie Ann Ximénez-Fyvie, jefa del Laboratorio de Genética Molecular de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien ha criticado insistentemente las declaraciones del subsecretario de Salud en el sentido de que no se tiene evidencia científica para autorizar refuerzos de vacunas Covid.

No podemos dejar de mencionar, cuando se analizan todos los elementos del contexto de este improvisado regreso a clases, es la multimencionada vacuna anti-Covid de la farmacéutica china CanSino, la cual se aplicó al personal educativo del país, dado que ésta necesita de un refuerzo a los seis meses, según ha afirmado el mismo fabricante.

Ante la demanda del magisterio de ser inmunizados con una dosis de refuerzo, el gobierno ha hecho mutis y sigue sin decir si aplicará y cuándo la segunda dosis al personal educativo de este país.

De la aplicación de pruebas aleatorias anti-Covid en los planteles, mejor ni hablamos, porque eso parece que ni siquiera ha sido considerado por las autoridades.

En conclusión, no hay condiciones para un regreso a clases seguro y el gobierno no solo está cayendo en más mentiras, como es su costumbre, sino en una irresponsabilidad histórica más, que seguramente tendrá un costo político para el partido en el poder, dado que para muchos la salud y la vida de sus hijos son primordiales. Sin embargo, esta administración de la 4T sigue minimizando los riesgos para la población, sobre todo para los menores de edad. Al tiempo.

El botiquín

¿Ya de salida del tercer repunte? México rebasa las 258 mil 491 muertes asociadas a Covid. A la fecha, van 3 millones 341 mil 264 contagios acumulados a lo largo de la pandemia y en las últimas 24 horas se contabilizaron 5 mil 564 nuevos contagios y 326 muertes. La autoridad sanitaria estima 108 mil 641 casos activos en el país.

COLUMNAS ANTERIORES

La vacuna anti Covid para menores de edad, ¿para cuándo, cuándo, cuándo?
Misión: destacar el papel de la investigación clínica en México

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.