In-tech-national

Fashion tech

El confinamiento dio como resultado nuevos hábitos digitales y nuevas actitudes en los patrones de compras.

El comportamiento de los consumidores cambió durante la pandemia, el confinamiento dio como resultado nuevos hábitos digitales y nuevas actitudes en los patrones de compras. Las empresas de moda invirtieron alrededor del mundo entre 1.6 y 1.8 por ciento de sus ingresos en tecnología, la mayoría de ellas, en operaciones y experiencia del cliente.

De acuerdo con el Informe sobre el Estado de la Tecnología de la Moda 2022 publicado por la consultora internacional McKinsey & Company, 72 por ciento de los consumidores reportaron que tuvieron interacción en línea con marcas de moda en 2021.

El informe comparte cinco temas clave en el futuro de la tecnología para la industria de la moda. El primero es la introducción al metaverso. Las marcas de lujo se están preparando para ofrecer productos en el metaverso, hemos visto cómo estas marcas han vendido colecciones completas de NFTs a precios récord.

El segundo es la hiperpersonalización. Utilizando lo último en tecnología de inteligencia artificial, las marcas de moda pueden tener un mejor entendimiento con sus consumidores y conectar de manera personalizada y única con programas de lealtad específicos para cada consumidor. Esto seguirá evolucionando de manera que el consumidor tenga acceso a lo que quiere en el momento preciso en su dispositivo preferido y a través de la plataforma que más utilice.

El tercero es el de las tiendas conectadas. Más allá del e-commerce, hoy los retailers han repensado el propósito de las tiendas físicas en las que el consumidor no busca solo productos, sino experiencias conectadas a través de la tecnología.

El cuarto es el de los sistemas end-to-end, el cual tiene que ver con los procesos y operaciones. Las cadenas de valor han cambiado y la tecnología elimina fricciones en los procesos de producción para lograr eficiencia y rentabilidad.

El quinto es la rentabilidad. Gracias a la tecnología hoy se puede rastrear el proceso entero en las cadenas de valor para entender el ciclo de los productos. Esto ayuda al negocio y además le da un valor agregado a los consumidores, ya que se puede empezar a tener un registro de la ruta de la sustentabilidad de un producto. Más de 60 por ciento de los ejecutivos de la moda creen que la creación de procesos digitales integrados en todas sus organizaciones estará entre sus cinco áreas principales para la digitalización de cara a 2025.

La industria de la moda es una industria cambiante, seguramente veremos una mayor transformación tecnológica, creación de nuevos productos digitales, incremento de prácticas sustentables y adaptación de la industria a nuestros hábitos. Las marcas que utilicen la tecnología para conectarse con sus consumidores son las que podrán generar lealtad con sus audiencias.

COLUMNAS ANTERIORES

A 100 años de la paridad
NFTs en la Bienal de Venecia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.