In-tech-national

NFTs: activos digitales con valor exagerado

El primer tuit de Jack Dorsey, fundador de Twitter, se vendió en casi 3 millones de dólares.

Los NFTs han acaparado los titulares en los últimos meses. El primer tuit de Jack Dorsey, fundador de Twitter, se vendió en casi 3 millones de dólares y alguien pagó 600 mil dólares por el gif de un gatito en una Pop Tart. El mercado de los NFTs llegó a los 338 millones de dólares en 2020, muy por encima de los 41 millones en los que se encontraba en 2018. Hay quienes piensan que esta tendencia seguirá en 2022, mientras que otros piensan que el hype (expectativa, emoción o exageración) pasará pronto.

Los NFTs o non fungible tokens son representaciones digitales de objetos coleccionables reproducibles como fotos, videos o audios almacenados en blockchain, además son únicos, usan la misma tecnología que las criptomonedas pero al contrario de éstas no se pueden intercambiar. Los NFTs han adquirido valor por medio de este hype o expectativa. Si realizas una búsqueda de imágenes en Google podrás encontrar el tuit de Jack Dorsey sin tener que pagar, además lo puedes copiar y reproducir, sin embargo, una persona puede decir que es dueña del tuit original. La NBA ha vendido fotos digitales de jugadas de sus basquetbolistas, como una gran oportunidad de negocio y hay quienes están coleccionando estas fotos digitales que no tienen un valor asignado, pero que probablemente lo tendrán con el tiempo. Esta innovadora forma de creación de valor probablemente será el fundamento para la evolución de los NFTs. Para comprar un NFT, los compradores deben usar criptomonedas como bitcoin o etherium.

¿Estamos creando valor de la nada? No exactamente, para que el blockchain pueda funcionar se necesita que millones de computadoras se mantengan realizando operaciones permanentemente y esto requiere de electricidad y energía. Para crear energía se necesita combustible. En los últimos meses de 2021 se utilizó ocho veces más energía para llevar a cabo transacciones por blockchain, esto quiere decir que estamos utilizando más combustible y contaminando, creando este valor de números inventado por nosotros mismos y nos preguntamos si realmente vale la pena.

Necesitamos enfocarnos en la sustentabilidad, hoy estamos más conscientes de la energía que utilizamos para transportarnos o crear nuestros alimentos, deberíamos de poner más atención en la energía que utiliza la tecnología aunque en la mayoría de los casos no es tan obvio. Claro que en el momento de la innovación, la regulación siempre está desfasada. Tal vez tendremos normas en el tema de la propiedad intelectual, estándares de precios, límites en la energía o en la electricidad que se pueda usar por transacción.

Muchos piensan que la burbuja de los NFTs reventará tarde o temprano, pero seguramente sentará un precedente en la creación de valor en bienes digitales además de lo que nos espera con el metaverso.

COLUMNAS ANTERIORES

Tecnología para la paz en Ucrania
Talento mexicano en demanda

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.