In-tech-national

‘Wearables’: pagos por medio de un anillo

Los ‘werables’ más comunes son los relojes inteligentes y las bandas de ejercicio, pero hay un nuevo werable que está cambiando el mundo de las finanzas.

Los werables, por su nombre en inglés, son dispositivos tecnológicos que podemos llevar puestos y que nos permiten interactuar para realizar alguna función. Se utilizan para rastrear información en tiempo real y funcionan con sensores de movimiento que transfieren la información de nuestras actividades a un dispositivo móvil, una aplicación o una computadora.

Los werables más comunes son los relojes inteligentes y las bandas de ejercicio, pero hay un nuevo werable que está cambiando el mundo de las finanzas. Este nuevo dispositivo se llama anillo inteligente o RingPay, está hecho de porcelana y utiliza la misma tecnología que las tarjetas de crédito. Este anillo está disponible en blanco y negro, cuenta con un chip para realizar pagos inalámbricos en las mismas terminales que aceptan pagos contacless con celular o tarjetas de crédito con chip.

McLear es la startup que creó esta tecnología en el Reino Unido, con la intención de simplificar el proceso de pago de los clientes y aumentar los protocolos de seguridad. El usuario no tiene que sacar su tarjeta o su dispositivo móvil para pagar, tan sólo desliza su mano a través de la terminal y se procesa su pago. Por ahora los anillos no tienen ningún distintivo, son impermeables, resistentes a los golpes y sometidos a pruebas de estrés. La idea es que los usuarios se acostumbren a usarlo todos los días como un accesorio más.

Aunque funciona como un instrumento de pago respaldado por la tecnología de VISA, no es expedido por un banco, funciona a través de una aplicación que se conecta a Google Pay, Apple Pay o tarjetas de distintos bancos, y el usuario puede acceder a sus transacciones e historial de pago desde su dispositivo móvil. La idea es brindar al portador un proceso de pago sin fricciones y que le permita seguir con su día a día.

Otro de los beneficios de RingPay es que se pueden vincular varios anillos a la misma cuenta y transferir dinero entre ellos. Esto puede ser realmente útil para una familia o en un viaje. Además, a través de la aplicación se puede controlar el total diario de transacciones permitidas o el monto de las mismas. Las características de seguridad hacen que los anillos no se puedan clonar y que la persona que realiza el pago lo haga con gran discreción.

Estos nuevos dispositivos también están cambiando los hábitos de los usuarios, ya que muchos dependen de sus dispositivos móviles para despertarse, dormir, medir sus pasos, etcétera. Cada día la tecnología está más conectada. Algunos de estos anillos también interactúan con cerraduras inteligentes o autos inteligentes, y marcas como Ōura han logrado crear un anillo con las mismas aplicaciones de rastreo y medición que los dispositivos Polar. Así que probablemente en poco tiempo podremos tener todas los beneficios en el mismo dispositivo con el que podamos medir, rastrear y pagar solamente acercando un dedo.

COLUMNAS ANTERIORES

Lentes del futuro
Cinco consejos para mejorar las compras ‘online’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.