Desde San Lázaro

Del Mazo, revelación como estratega

Desde ahora se puede considerar que prevalecerá el candidato del PRI para encabezar la alianza Va por México en el Estado de México.

Considerado, sin ninguna duda, como el primer priista del Estado de México, sí, ese que mantiene el control de sus correligionarios y de los ‘suspirantes’ a sucederlo, Alfredo del Mazo se ha convertido en una revelación en cuanto al manejo de los tiempos y las circunstancias y, sobre todo, en el diseño de toda una estrategia debidamente articulada, que le permitirá seleccionar a la mejor candidata para ser arropada por la coalición Va por México, conformada por el PAN, PRD y PRI, en su periplo rumbo a la gubernatura del estado para el periodo 2023-2029.

Podemos señalar que desde hace un par de años, el gobernador mexiquense ha ido preparando gradualmente y sin prisas a varios prospectos a sucederlo y que, con el paso del tiempo, se fue decantando a tan solo tres precandidatos, dos de ellas mujeres y de las cuales saldrá la ungida para mantener uno de los dos bastiones que le quedan a los tricolores.

Con el abrupto despido de Ernesto Nemer de la Secretaría General de Gobierno, hace apenas dos semanas, se cerró la tercia de ases conformada por Ana Lilia Herrera, Alejandra del Moral y Ricardo Aguilar para buscar la máxima distinción política a la que puede aspirar un mexiquense.

Nemer era considerado el candidato natural, tanto por su trayectoria como por su ascendencia con varios exgobernadores; empero, en contraparte, sus negativos eran demasiados y sus lealtades estaban comprometidas, además presentaba un acelere inusitado en un hombre de su experiencia.

Para los observadores políticos locales, Alejandra del Moral es considerada como la favorita para quedarse con la candidatura, ya que del Mazo la ha ido cuidando y fogueando en la lides partidistas y en la estructura de gobierno, al ser ella, primero, la encargada del PRI estatal para luego moverla a la Secretaría de Desarrollo Social, dependencia en donde se mueven buena parte de los recursos de política social.

Sin embargo, al contrastarla en las encuestas con Ana Lilia Herrera pierde en todas las mediciones. De hecho, en la más reciente encuesta de El Financiero, la diputada federal aventaja como la preferida para representar a la alianza opositora con 37 por ciento de los votos, en tanto Del Moral obtuvo tan solo 23 por ciento.

Con una estela de imbatibilidad, ya que nunca ha perdido una elección de representación popular, la carrera política de la exsenadora la coloca en el lugar privilegiado para abanderar la causa tricolor.

Con una amplia experiencia, en la que ha ocupado diversos cargos públicos como presidenta municipal de Metepec, secretaria de Educación y Desarrollo Social del Estado de México, senadora, diputada local y federal, Ana Lilia Herrera Anzaldo se declara lista para ser la primera gobernadora de la entidad mexiquense.

El otro suspirante, Ricardo Aguilar, ha quedado relegado por cuestiones de género y de popularidad, y en pleno gesto de resignación está a la espera de sumarse a la causa priista.

Claro, esto es lo que ocurre en la cancha de los priistas, falta ver qué está pasando con los panistas, perredistas y hasta con Movimiento Ciudadano.

Diremos que Enrique Vargas es la carta más fuerte que tiene el PAN para buscar la candidatura de la coalición Va por México, y ello, ya de suyo, representa un escollo difícil de sortear en la negociación que se lleva a cabo entre Alfredo del Mazo y Marko Cortés, además de la dirigencia estatal de ese partido en el Estado de México.

Desde ahora se puede considerar que prevalecerá la candidata del PRI para encabezar la alianza en el Edomex, mientras que en Coahuila será el candidato panista quien abandere la causa.

De igual manera, el gobernador está en pláticas con lo que queda del PRD en la entidad y sobre todo, ha sostenido varios encuentros con Dante Delgado, jerarca de MC, para decantar la posibilidad de que el senador Juan Zepeda deje para otro momento su aspiración política, ya que no tiene ninguna posibilidad de ganar, tan solo basta recordar que perdió en su principal bastión de donde es originario, el municipio de Nezahualcóyotl, en la elección intermedia del año pasado.

Si MC se suma a la coalición opositora, no hay ninguna duda de su victoria en el Estado de México.

Alfredo del Mazo no se duerme en sus laureles, ya que también de manera institucional toca base en Palacio Nacional, no para plegarse a los designios de su principal huésped, sino para correr las atenciones del caso para informar sobre el proceso de auscultación que lleva a cabo el PRI en ese estado.

COLUMNAS ANTERIORES

Tiempos de zozobra en el PRI, por culpa de ‘Alito’
México tiene hambre

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.