Desde San Lázaro

Se va López-Gatell, sin vacunar a los niños

López Gatell es un grillete que trae López Obrador y solo es cuestión de tiempo para deshacerse de él, y el pretexto saldrá al rascarle un poco a la corrupción que impera en las áreas a su cargo.

Si algún funcionario ha dañado el proyecto político del presidente López Obrador es precisamente Hugo López-Gatell, tanto por su desastrosa administración en el control de la pandemia -misma que ha causado que a nuestro país se le catalogue como uno de los peores a nivel mundial en el manejo de la crisis por Covid-19 y que a la fecha ha cobrado la vida de más de 600 mil mexicanos- como por el desorden administrativo y corrupción que prevalecen en áreas a su cargo dentro de la estructura del sector salud.

El cinismo del que hace gala en sus conferencias, más la retahíla de incongruencias que carecen de todo sustento científico que le ha ganado el desprecio de los especialistas en control de pandemias, se suma al caos con visos de corrupción que hay en Cofepris y que documentó el periodista Darío Celis en las páginas de El Financiero, por lo que sus días están contados como subsecretario de Salud y seguramente su siguiente escala será en algún penal de alta seguridad.

A estas alturas, cuando sigue latente el peligro de la tercera ola de Covid-19, no se ha dispuesto vacunar a niños y adolescentes, más con argumentos banales que justifican la incompetencia, que con datos duros que indiquen no hacerlo.

Mientras que las grandes farmacéuticas hacen pruebas finales para vacunar a los niños mayores de cinco años, ya que el rango de 12 a 18 años se está vacunando, en nuestro país apenas se está diseñando la logística de vacunación para niños con morbilidades, al tiempo de que, gracias a los amparos respectivos, se inoculan a quienes han obtenido esta protección jurídica.

Es decir, cuando hay más de 150 mil niños que se han infectado de Covid-19, la Secretaría de Salud apenas está considerando vacunar a los niños y adolescentes que tienen alguna enfermedad.

Así las cosas, desde San Lázaro, el diputado Marco Antonio Mendoza Bustamante (PRI) está impulsando un punto de acuerdo a fin de que la Cámara de Diputados exhorte al titular del Ejecutivo federal para que, en coordinación con la Secretaría de Salud, inicie de manera urgente la vacunación contra el Covid-19 entre las niñas y los niños de 12 años y más, con el propósito de prevenir y disminuir los contagios en todo el país.

La propuesta, turnada a la Comisión de Salud, destaca que según cifras de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) hasta el 22 de agosto de 2021 había un aproximado de 156 mil 990 contagios acumulados de SARS-CoV-2 confirmados y asociados en menores de edad.

Precisa que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha dictaminado procedente la modificación a las condiciones de autorización para uso de emergencia de la vacuna Pfizer-BioNTech, ampliando la indicación terapéutica para su posible aplicación a partir de los 12 años.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los países administren la vacuna a los niños de 12 a 15 años, por lo que se debe ofrecer la vacunación, junto con los otros grupos de riesgo elevado, que presenten enfermedades concurrentes que aumenten significativamente el riesgo de sufrir síntomas graves de Covid-19.

En un informe de la UNICEF se demuestra que, si bien los síntomas entre los menores infectados siguen siendo leves, las infecciones están aumentando y el impacto a largo plazo en la educación, la nutrición y el bienestar de toda una generación de niños y jóvenes puede marcar su vida.

En el artículo 4, fracción novena, de la Constitución, se establece que el Estado velará y cumplirá con el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus derechos. Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral.

López Gatell es un grillete que trae el presidente y solo es cuestión de tiempo para deshacerse de él y el pretexto perfecto para que ello ocurra ya salió a la luz, solo falta rascarle un poco a la corrupción que impera en las áreas a su cargo…


COLUMNAS ANTERIORES

No hay forma de que se componga esto
A la oposición le falta capacidad de movilización

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.