Desde San Lázaro

¿Violar la ley?, nomás tantito

Será el Tribunal Electoral el que decidirá, en definitiva, la suerte de Salgado Macedonio. Pero la ley es lo de menos, total, es cuate.

El voto de seis consejeros electorales del INE, incluyendo el de su presidente, Lorenzo Córdova, regresó la papa caliente llamada Félix Salgado Macedonio, y apodado el “Toro sin cerca”, al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Por 6 votos contra 5, el Consejo General de INE mantuvo su decisión de retirar la candidatura morenista al gobierno de Guerrero a Salgado Macedonio.

Y ante el anuncio de Morena de que impugnará esta decisión, será el Tribunal Electoral el que decidirá, en definitiva, la suerte de Salgado Macedonio. Las simpatías del tribunal son claras, y son a favor del “Toro sin cerca”. Por ello, se puede prever que a Salgado Macedonio le será devuelta la candidatura.

El criterio del tribunal es que Salgado Macedonio sí violó la ley, pero nomás tantito. La mayoría de los magistrados asume que las faltas electorales del “Toro”, incluyendo el que no haya presentado el informe de sus gastos de precampaña, no ameritan retirarle la candidatura. La ley es lo de menos. Total, es cuate.

Si Salgado Macedonio ha sido acusado de violar mujeres, ¿por qué no podría violar la ley?

Durante los diferentes plantones que encabezó afuera del INE y del Tribunal Electoral, Félix Salgado Macedonio lanzó distintas amenazas en contra del árbitro electoral y de algunos de los consejeros que lo integran. Amenazó también con impedir que se lleven a cabo las elecciones en Guerrero, en caso de que el INE le retirara, como sucedió, la candidatura al gobierno de la entidad. Amenazó, además, con acudir, y conducir a la masa que lo apoya, a las casas de los consejeros que no están a favor de devolverle la candidatura. Con ello también amenazó con poner en peligro los bienes y las familias de esos consejeros. “Cabroncito”, llamó Salgado a Lorenzo Córdova.

Para el presidente de Morena, Mario Delgado, Salgado Macedonio amenaza porque es dicharachero. Ya saben cómo es, justifica, y trata de minimizar los dichos del “Toro” que, claramente, buscaban amedrentar a Lorenzo Córdova.

Con amenazas, el “Toro” pretende retener su candidatura. Se siente apoyado por el poder supremo del país, y hasta emula las acciones que llevó a cabo quien hoy gobierna cuando acusaba fraudes en su contra en las elecciones de 2006 y 2012. Es el mismo que hoy amenaza con remover a los consejeros y rediseñar al INE. Salgado Macedonio mandó al diablo a las instituciones, como quien lo apadrina lo hizo en el pasado.

Morena, Salgado y el presidente Andrés Manuel López Obrador repiten con insistencia que no confían en el INE, que debe morir y desaparecer, que no responde a los intereses del pueblo democrático. Y así, con amenazas, imputaciones y acusaciones, buscan debilitar a un árbitro que trata de que las elecciones de este año se conduzcan en el marco de la ley.

Por unanimidad, los consejeros del INE se manifestaron en contra de esas amenazas y calificaron como inaceptables los dichos que ponen en riesgo su integridad y la de sus familiares y sus bienes.

Ahora, con la papa caliente en la cancha del Tribunal Electoral, el tono cambia. Ahí, Salgado casi, casi, juega de local. Lo sabe, y ya veía venir que así sería.

El tono cambiará y los magistrados quedarán bien con el presidente y su partido, al devolver la candidatura al “Toro”. De la ley, volverán a opinar que Salgado nomás la violó tantito, y que retirarle la candidatura es excesivo.

COLUMNAS ANTERIORES

Sin empatía y resguardo en Palacio Nacional
La austeridad y la mala administración cobran vidas

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.