Las Encuestas

Ronald F. Inglehart

Con más de 250 publicaciones académicas y múltiples libros, Inglehart destaca como el politólogo más citado.

Nació en Milwaukee, Wisconsin, el 5 de septiembre de 1934. Su niñez estuvo marcada por los últimos años de la Gran Depresión y por la Segunda Guerra Mundial, la cual seguía con fascinación por las noticias de radio y prensa con su hermano mayor. En la preparatoria, en un suburbio de Chicago, fue editor de noticias y un apasionado actor de obras de teatro y musicales, pasión que nunca dejó. Inició sus estudios universitarios en Harvard, se cambió a Stanford, pero terminó graduándose en Northwestern. Se unió al Ejército un par de años, donde hizo realidad su sueño de visitar Europa. Era responsable de análisis sobre los eventos mundiales para las tropas, actividad que lo inclinó a estudiar ciencia política. Obtuvo el doctorado por la Universidad de Chicago en 1967 y ese año comenzó formalmente su carrera como profesor en la Universidad de Michigan, donde décadas después se convertiría en profesor emérito.

En 1968 fue a Francia para aplicar una encuesta sobre el porqué de las protestas de mayo y las razones del voto en las elecciones de ese verano. Sus resultados contradecían la dominante perspectiva marxista de voto de clase; además captaban una serie de preocupaciones nuevas y distintivas entre los jóvenes. Su curiosidad lo llevó a realizar una encuesta entre estudiantes de varios países europeos mientras estuvo como fullbright scholar en Holanda en 1969. El tema central eran las perspectivas para la integración europea. Sus hallazgos e interpretaciones iban nuevamente a contracorriente, en esta ocasión ante una de las grandes figuras de la teoría de la modernización, Karl W. Deutsch. La publicación de sus resultados en una reconocida revista científica llamó la atención de un alto oficial de la Comunidad Europea, Jacques René Rabier, quien invitó a Inglehart como consultor para el diseño y realización de encuestas comparativas europeas.

La primera encuesta se realizó en 1970 en varios países y tuvo como componente central las preguntas planteadas por Inglehart para medir su hipótesis: que un cambio intergeneracional de valores estaba teniendo lugar en las sociedades postindustriales. Esos datos permitieron a Inglehart publicar en 1971 uno de los artículos más referidos en la disciplina, ‘La revolución silenciosa en Europa’, en el cual sienta las bases de una teoría de cambio de valores que seguiría desarrollando durante los siguientes 50 años hasta denominarla como teoría de la modernización evolutiva.

Las encuestas Eurobarómetro fueron cruciales para acumular evidencia empírica del cambio intergeneracional de valores y, entre debates y controversias, la teoría de Inglehart se volvió un ejemplo de exitosa predicción en la ciencia política. También representó un cambio de paradigma, planteando diferencias sustantivas con el modelo de cultura cívica de Almond y Verba, basado en la lealtad (allegiance) ciudadana al sistema político.

Inglehart documentó un cambio intergeneracional de valores, pasando de las prioridades materialistas, enfocadas a la seguridad física y fisiológica, a las postmaterialistas, guiadas por un sentido de autoexpresión y la calidad de vida. Los jóvenes postmaterialistas eran altamente desafiantes a las élites políticas, a la vez que mostraban nuevas expresiones democráticas. Sus hallazgos influyeron en investigaciones académicas sobre la acción política, los valores ambientalistas, el movimiento de mujeres, y otras expresiones que reflejaban el surgimiento de nuevos temas de conflicto político y partidario, así como la redefinición del eje clásico de izquierda y derecha en una nueva izquierda y una nueva derecha.

La teoría de Inglehart explica la evolución cultural y el papel que juega la seguridad existencial, pero ésta reflejó una evolución en sí misma a través de una constante recolección de datos de encuestas. Inglehart participó en el esfuerzo por estudiar de manera continua los valores de los europeos, proyecto que gradualmente se convirtió, bajo su liderazgo, en un estudio de los valores a nivel global. La Encuesta Mundial de Valores es hoy el recurso más utilizado de las ciencias sociales y ha servido como modelo para desarrollar otras encuestas comparativas internacionales.

Con más de 250 publicaciones académicas y múltiples libros, Inglehart destaca como el politólogo más citado. Sus diversos reconocimientos incluyen el Premio Johan Skytte, considerado como equivalente a un premio Nobel en ciencia política. El Laboratorio de Investigación Social Comparada (LCSR) que fundó en Rusia en 2010 lleva hoy su nombre. Su trabajo es uno de los ejemplos de dedicación científica a lo largo de una vida. Después de luchar contra una enfermedad pulmonar durante la última década, Inglehart falleció tranquilamente en su hogar en Ann Arbor el 8 de mayo de 2021. Le sobreviven su esposa Marita, tres hijas, dos hijos y varios nietos.

COLUMNAS ANTERIORES

Radiografía del autoritarismo
Latinobarómetro: otro pulso de la pandemia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.