Nacional

El narco buscará tomar decisiones de gobierno, advierte el PRI

‘El mayor riesgo de la democracia es el de la delincuencia organizada, que no se va a conformar con interferir en las elecciones’: Rubén Moreira.

El crimen organizado no sólo se conformará con interferir en las elecciones, buscará tomar decisiones de gobierno, advierte el PRI.

Con conocimiento de causa y décadas de experiencia en gobiernos, el exgobernador priista de Coahuila, Rubén Moreira Valdez -hoy representante de su partido ante el INE- revela que “cuando es asesinado un candidato, ellos están decidiendo una elección”.

Integrante de la actual cúpula nacional del partido tricolor, junto con su esposa, la hidalguense Carolina Viggiano Austria, como secretaria general del CEN del PRI, alerta que “el mayor riesgo de la democracia es el de la delincuencia organizada, que no se va a conformar con interferir en las elecciones”.

Por lo anterior, Moreira Valdez se anticipa y demanda “analizar el tema de la seguridad en los procesos electorales, para salvaguardar el respeto al voto y preferencia ciudadana”.

“La delincuencia organizada no se va a conformar con interferir en las elecciones, sino que va a buscar decidir en las decisiones ciudadanas. Cuando es asesinado un candidato, ellos están decidiendo una elección”, expuso.

Estimó que debe preocupar “la violencia producto de la acción del narcotráfico” y que “el tema de la seguridad en los procesos electorales está pendiente y se debe tratar, sobre todo, ante el hecho de candidatos asesinados, heridos, lesionados o que han manifestado que tuvieron presiones durante la contienda que culminó el pasado domingo”.

Por eso, Moreira propuso “realizar un análisis de dichas circunstancias, que han ocurrido en diferentes localidades y comunidades, a fin de garantizar el voto libre y seguro de los ciudadanos; ello, aunque el tema de la seguridad corresponda a los tres órdenes de gobierno y no a la autoridad electoral”.

Es necesario, agregó, “buscar en todo el país cómo se dan situaciones anómalas, entre las que refirió la modificación de una tendencia en zonas específicas, la dificultad para la participación de las mujeres en algunas comunidades o que haya sólo un candidato en alguna región”.

Advirtió también la posibilidad de que “nadie quiera lanzar candidatos porque se sabe del riesgo generado por los grupos criminales”, por lo que pidió “examinar con peculiar atención los lugares en donde hubo candidatos asesinados, dónde hay votos irregulares o se tardaron en llegar y se abrieron tarde las casillas”.

Destacó que es necesario reconocer y valorar la participación de miles de mexicanos en la organización del proceso electoral, así como el trabajo realizado por el INE, en la que calificó como una “elección inédita” y con gran labor también para lograr la paridad de género.